Me gustan las cámaras digitales…

Y el cine digital, claro.
Gracias al atrevimiento de algunos cineastas de renombre, el formato digital cada vez es más normal verlo en la pantalla grande y con altos índices de audiencia.

Se abren puertas en el cine para que los costes sean más económicos sin el miedo a perder calidad y con la posibilidad de arriesgar más que antes. Y se habla de la democratización del cine.

Aunque por otro lado sólo escuchamos que la la industria del cine (sobre todo la del cine español) está en crisis, por los avances tecnológicos y las pocas ganas del personal de ser sableado un fin de semana. Cuando la posibilidad de ver en tu casa lo que quieras y a la hora que te venga mejor es más que tentadora. Dando igual que sea hecha en 35mm o en digital, si les es entretenida, la verán de todas formas…

No hay duda que los tiempos cambian.

Pero, ¿y si hablamos de los que empiezan, de los que están aprendiendo, realizando cortometrajes a diestro y siniestro sin preocuparse por el futuro de la industria?

A partir de que se perdió el miedo a coger una cámara digital, (y no sólo hablamos de las HD… Hasta con una miniDV se hacen largometrajes), salen creadores hasta debajo de las piedras.

Los cortometrajistas que han empezado con el formato digital. Lo tienen claro.

Si no se ve en la pantalla grande se ve en internet, y ahora los festivales de cine son más numerosos que antes, y hasta los más clásicos están abriéndose al formato digital, por no decir los que sólo proyectan en digital y fomentan talleres con directores de renombre o rodajes rápidos para editar y proyectar en los propios festivales.

Esta foto es del III festival de cine digital 2005 en Viña del mar, auspiciado por una marca de cámara de cine digital.

Está claro que los empresarios no son bobos y si publicitan y fomentan información continuamente de sus nuevos modelos de cámaras (superando las espectativas de muchos usuarios) es porque hay una gran demanda y un mercado en auge, cuya variedad facilita las necesidades del consumidor.

¿La democratización empieza por ahí?
¿Porqué no?
Ahora todo el que quiera y tenga algo que contar lo tiene más fácil.

¿Qué puede perderse en el camino?
¿Por tener un cámara ya eres director?
Siempre existen y existirán filtros de calidad.

Luego hay otros filtros, el de los gustos personales, el de la experimentación, o el de la libertad total y absoluta. Todo corto puede tener su público, y puede llegar a él gracias a las nuevas tecnologías.

No sé, díganme cuantos no han visto un corto en youtube en este año. O se lo han descargado en cualquier otra página.

Ahí están. Cortos a la carta, o largos difíciles de ver en el cine porque los han quitado a las dos semanas (sobre todo películas españolas), o películas que simplemente no llegan nunca a una de nuestras famosas salas comerciales.

Eso sí, no hay que confundir el libre acceso a la información, con la piratería. Muchos realizadores están metiendo sus obras en la red simplemente por que son concientes de los cambios, y no sólo cortometrajistas.


Esta imagen pertenece a un serie de videocreaciones del dibujante de cómic Mauro Entrialgo, y que como el mismo nombre indica está compuesto por trocitos de su vida. Buscarlo en google, en su página personal o en youtube. Y os sorprenderéis. Igual que expresa su cotidianidad a traves de sus comic ha visto que el vídeo es otra forma más de captar la sociedad y el ambiente que le rodea. Ni más ni menos. Sin buscar pretensiones, más que la de transmitir.

Tenemos las herramientas más asequibles que nunca, la gente está entusiasmada con la imagen y su mundo y se puede aprender, experimentar, ¿quien nos lo va a prohibir?. Pero el que quiere lo ha de intentar y aún así no es fácil si tus aspiraciones son mayores. De ahí viene la palabra formación y éste formato es el mayor aliado para ello.

El cine digital salió de una necesidad.

Hay que tener claro que ésto no es una guerra de formato, estos son herramientas para un lenguaje. El 35 mm está al alcance del que puede y a estas alturas aún quiere usarlo. Y no es un formato con vistas a desaparecer.

Pero lo que está claro es que nunca habían habido tantos creadores en el medio audiovisual como ahora.

Como veis no he dicho nada nuevo, sólo que ésta es una buena época para ser creador, y hay que aprovecharla si tienes los medios, aunque sean justitos, y ganas de intentarlo. Y por supuesto sin miedo a frases como la industria del cine español nunca había estado tan mal…

Bueno, me despido.

Por cierto Domi, siento que Bermang y Antonioni hayan muerto el mismo día. Y que ya hayan menos mitos del cine vivo al que alabar. Tienes razón y no somos conscientes de su existencia si no vemos una de sus películas. Así que si alguien quiere conocerles, sentirles o padecerles, debéis ir al videoclub cuando más os apetezca y sed críticos con ellos, como lo eramos antes de que estuvieran muertos, y si os atrapa con algo que no habías sentido antes, ni vivido, no digáis nada, difrutad que siguen ahí.

Un abrazo

Eugenia
Digital104

Anuncios

Un comentario en “Me gustan las cámaras digitales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s