COMO SIEMPRE · La técnica

La técnica suele ser lo que más llama la atención en esto del cine. Toda la parafernalia de focos, gente corriendo de acá para allá montando achiplenques metálicos, cámara, lentes, micrófonos, escaleras por el suelo (o sea, travellings), grúas, etc… todo eso es muy vistoso y muy goloso de manejar.
Yo, hasta ahora, nunca había tenido nada de esto a mi alcance. “Amanece“, por ejemplo, lo rodamos sin ningún foco. La técnica en un corto siempre es escasa y muy ajustada. Sin embargo, después de nuestros primeros cortos en digital y del punto de inflexión que supuso “Algo que aprender“, no podíamos ir para atrás. El problema era que esta vez no teníamos dinero, pero decidimos que, aunque no hubiera una financiación segura, necesitábamos que el corto tuviera buena factura.
En la presentación del Catálogo de Canarias en Corto en Madrid, le propuse a David Delgado que fuera nuestro director de fotografía. Su trabajo visual en “Sueño fronterizo” o “Los pechos de Paula” (que vi después) eran excelentes, pero además (y no menos importante) adivinaba una persona cercana, sensata y sensible con la que quería trabajar conjuntamente. Hice el stroy-board, visitamos la localización… todo iba bien.

Pero la cosa se complicó cuando a menos de un mes para el rodaje le propuese al resto de Digital 104 cambiar la planificación. Estaba pensando en la música que quería que se escuchara en cada escena, tratando de relfexionar en qué era lo más importante, la esencia, de cada momento de la historia, cuando supe que quería contarla de manera continua, sin cortes (o con pocos cortes) y siempre a cierta distancia de los personajes. Después de una ardua “negociación” con Domingo (que a lo largo de todo el proceso siempre ha ejercido de controlador de efectismos, preservando primero como guionista y luego como ayudante de dirección, la contención del relato) consensuamos una puesta en escena basada en planos secuencia, más o menos largos dependiendo el caso.
.
Esto supuso un cambio importante en todos los aspectos. David nos “obligó” a ponernos los pies en la tierra a base de advertir y solicitar nuevas cosas: más baterías, más focos, más eléctricos, sistema de enfoque, envío de señal de vídeo inalámbrica… He repasado nuestros mails, nuestras dudas y respuestas, durante todo el proceso de preproducción y ocupan 27 páginas (¡a interlineado sencillo!). Con todo ello logramos tener las cosas muy claras y trabajar muy bien en el rodaje.
En la producción Jonay supo resolver perfectamente los nuevos desafíos, y así pudimos contar con el gran operador de steadicam Tenesor Quintana, que se acabó conviertiendo en el alma del rodaje con su perpetuo buen sentido del humor, su verborrea constante (como dice David: “ahí está Tenesor practicando su deporte favorito: el parlamento”), sus anécdotas y sobre todo su gran profesionalidad, curtido en mil rodajes y batallas, con quien el entendimiento fue muy fácil a la hora de diseñar la coreografía de la cámara. Además, con él estaba Alejandro Boza, otro experto en esto del cine, para asesorar, proponer y ayudar a Tene a soportar mejor el tremendo peso de ese artilugio extraño y maravilloso que es la steadicam.

Y para terminar con los nombres de los hombres (porque esto de la técnica sigue siendo un terreno muy masculino) tenemos a Dani Mendoza, nuestro sonidista, uruguayo de acento y canario de residencia, otro experto de esos que, aunque no lo tuvo fácil para moverse junto a la cámara en el set evitando sombras y teniendo que captar siempre el mejor audio de los actores, te da mucha tranquilidad, y con quien tengo muchas ganas de hacer el montaje de sonido en su Factoría de Creación Sonora. Y, por supeusto, Óscar y Toni de High Voltage, nuestro eléctricos, con quien ya habíamos trabajo en “Algo que aprender” y que otra vez se entregaron al máximo para colocar las decenas de focos necesarios para cada plano, trepando por todos los rincones de la casa y siempre con su gran (y particular) sentido del humor (por ejemplo, Óscar no para de meterse con mi origen palmero, qué le vamos a hacer, jeje).
.
Y ahí estaba yo, en el rodaje, con esa rara sensación de espera, de no poder hacer nada para adelantar, mientras otros está preparando el plano. Bueno, no sólo yo. Las fotos de abajo dan testimonio de la fascinación que provoca la cámara y la técnica entre todos, técnicos y actores, como Sonsoles, que no paraba de observar y preguntar por cada cosa que se preparaba. En esos momentos te preguntas si todo eso hace falta, o que qué necesidad de complicarse, cuando toda la vida hemos hecho los cortos casi sin focos y la imagen se ve bien, ¿no?
Pero sé que en realidad no, sobre todo pienso que porque como espectadores estamos tan acostumbrados a una factura excelente en las películas que si no encontramos eso en los cortos nos parecen cosas caseras. Y en cine cuesta mucho alcanzar ese nivel de imagen y sonido aceptable. Porque en un corto, creo, todo esto no tiene más que ser aceptablemente bueno, porque no es el ámbito adecuado para malgastar dinero y tiempo en apabullar con artilugios, sino para aprender a narrar con imágenes.
Y, aunque hoy me haya ido un poco por las ramas, este cuento tiene final feliz, ya que el salto al vacío (casi sin red) que hicimos al contar con toda esta técnica para un corto independiente tuvo, después de mucho intentarlo, el apoyo del Gobioerno de Canarias, por lo que al menos no nos arruinaremos con esta nueva aventura y podremos continuar haciendo cine como nunca.
Zalo mirando el plano por la cámara

Vero y Marta observando la técnica, que está fuera de campo…

Jairo López

Anuncios

Un comentario en “COMO SIEMPRE · La técnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s