Ángeles (caídos) y Lobos (cachondos)

Estas dos semanas han sido muy intensas. Hemos ido a Berlín al festival AtlantiksLights y luego a Madrid al Festival Internacional de Cortometrajes La Boca del Lobo donde hemos ganado nuestro primer premio internacional.

CAMINANDO ENTRE ÁNGELES CAÍDOS

Fuimos a la fría y cultural Alemania, para una estupenda muestra de cine del Atlántico en el que tan sólo David Delgado, director del cortometraje “Sueño fronterizo” y yo, Eugenia Arteaga, directora del cortometraje “Algo que aprender”, fuimos invitados por la organización del festival. Tuve la suerte de que Jairo López pudiese venir conmigo a Berlín como miembro de Digital104 y como productor ejecutivo. La proyección de los cortometrajes fue entre amigos, no eran muchos, unas doce personas, pero he de decir que la charla posterior fue tremendamente interesante, preguntaron mucho, realmente fue un público exigente, duro y nada condescendiente, con el que tanto David como yo pudimos dialogar de forma sincera y sin tapujos. Lo pasé muy bien, fueron preguntas que necesitaba escuchar y poder contestarlas como lo hice. Aunque creo que aún muchas personas que han visto el corto de “Algo que aprender” quieren identificarme con el personaje femenino… je je, me veo como Daniela gritando que no soy como el personaje que ella misma ha creado (Puky).

TENTAMOS A LA BESTIA CON LA MIEL DEL EROTISMO, Y LE GUSTÓ

Pero fue en Madrid donde me han hecho aprender con mi propia medicina. Se trata de uno de los festivales más importantes del circuito nacional, cuya filosofía va más allá del festival estereotipo, purista y a veces elitista, al que muchos buenos y arriesgados cortometrajes se enfrentan en numerosas ocasiones a la hora de ser seleccionados.

Aquí se hace mucho más difícil dudar de la calidad de los trabajos proyectados. La implicación de los miembros de la organización es total para que dicha filosofía muestre las creaciones más vanguardistas arriesgadas y alternativas del panorama actual. Estar seleccionados entre los casi 1.500 cortos de veintitantos países era un buen logro, pero mi desencanto y miedos me herían aún más al saber que era uno de los tres finalistas entre muchas producciones (de presupuestos elevadísimos), la miel en los labios, palabras bonitas y la inseguridad de si realmente tiene sentido desnudarse en cada festival, tanto si te cogen como si no. Pero lo que me hizo reaccionar, volver a ser inocente otra vez, es algo que nunca voy a olvidar y que no fue el premio en sí, ese tan deseado. Fue la cara de Javier Muñiz ante algo que dije con respecto a mi desencantada visión de los festivales. El premio lo encontré y no fue el lobo, fue la gente que descubrí trabajando detrás de todo aquello, que sí cree que los festivales ayudan a dar un empuje a los realizadores y que todo festival tiene una filosofía a respetar.

Quiero agradecer el mimo y la seguridad que me hicieron sentir. Y las palabras y el cariño que recibí por parte de todos. Luego tuve otro premio, escuchar la valoración del jurado, que valoró cada plano útil de un lenguaje claro y conciso. Según ellos, un cortometraje con autoría que no bebe de referentes sino de una necesidad de contar, con un planteamiento tremendamente arriesgado y atractivo, y escuché “el final es perfecto” en palabras textuales. Según dijeron, conforme iban viendo la historia tenían miedo a que terminara en alguna estereotipada y fácil salida de final feliz o final terriblemente dramático, y cuando vieron la resolución lógica, finamente elaborada casi como el resultado único de un problema de matemáticas, lo vieron claro, el corto fue elegido ganador. Ahora Digital104 tiene un eroticorto internacional. Y yo ganas de seguir encontrando gente que me dé lecciones.

VIVENCIAS DEL CAMINO

Si es complicado que no hayan malos entendidos con gente que habla tu mismo idioma… imaginaos si lo haces en un inglés limitado con unos vigilantes de metro alemán que cobran comisión por multa en tiempos de crisis… je. Pero dejando las multas a un lado, lo mejor es que en Berlín conocimos a Jarko y a sus amigos, nos hicieron pasar una noche muy divertida con unos cócteles muy raros (creo que influyeron para que sus amigos entendieran mi inglés durante la noche).

Y luego tuvimos la suerte de contar con Amada y Jan, unos increíbles amigos que viven en Alemania y aparte de guiarnos por Berlín, nos ayudaron en un experimento que ya dejaremos caer en su momento.

A Madrid fui sola, alli conocí a los miembros del festival a los que me va costar olvidar, a algunos cortometrajistas, a actores, a músicos y amigos, la verdad que me sentí como en casa, porque en Tenerife también me pierdo por alguna que otra calle. La entrega de premios fue muy divertida. Asier y Javier Muñiz presentaron una gala con sangre y mucha espontaneidad, la verdad es que lo pasé muy bien y más tras haber subido a recoger mi trozo de carne.

María Eugenia Arteaga

Anuncios

3 comentarios en “Ángeles (caídos) y Lobos (cachondos)

  1. Enhorabuena María Eugenia, sin duda bien merecido premio.
    Gracias también por la reseña de Berlín, lo pasamos bien, y hasta parece que tú bastante mejor que yo.
    Saludos

    David D.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s