Sueño de una noche de verano

Ya tenemos el corto. Aunque todavía faltan muchas (y muy importantes) etapas de la posproducción, esta semana hemos alumbrado la historia que queríamos. Sin etalonar, sin retoques, sin montaje de audio, pero la hemos visto, las hemos asido. Y estamos contentos.

La posproducción es la etapa que menos me gusta del proceso de creación de una película: ya ha pasado el subidón del rodaje, todo va más lento y está llena de problemas técnicos que no son fáciles de resolver. Además, el final está más cerca. Y eso, lejos de aliviarme, me produce más ansiedad, y más presión.

Los días sin avances, sin novedades, a la espera de… son los más duros. De todas maneras, en el rodaje también hubo sus puntos muertos. Siempre los hay (y más rodando de noche), y es lo más duro. Mientras otros, los de la técnica, trabajaban por iluminar los planos o solucionar algún problema concreto, y todo va lento, el resto, cansados, agotados, nos entregábamos al sueño (incluida la claqueta). Luego, en un instante, había que despertarse y volver a la acción, para vivir el verdadero sueño de aquellas noches de verano.

Jairo López

(Fotos de Tony López)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s