AND THE OSCAR WENT TO…


Por Domingo J. González

Y sólo una semana después de los Goya, llegaron los Óscar. ¡Ay, los Óscar! Eso sí que es una ceremonia. Esa gente sí sabe hacer las cosas. Nuestra prensa de derechas se relame al ver cómo Hollywood no deja pasar una incorrección política, cómo olvida conscientemente películas que puedan resultar incómodas, cómo contrata a presentadores supuestamente incorrectos para lobotomizarlos y convertirlos en poco más que mansos corderitos. En fin, que se entregaron los Óscar, que estuvieron repartiditos y que acabaron de encumbrar dos películas: Argo y La vida de Pi. Nosotros hemos querido repetir la maniobra de hace una semana y hacer un repaso, categoría por categoría, para saber de dónde viene cada ganador. 

Efectos visuales: La vida de Pi

Los nombres de cuatro técnicos, Bill Westenhofer, Guillaume Rocheron, Erik-Jan de Boer y Donald R. Elliott aparecen como los galadornados con un merecido premio que reconoce uno de los hallazgos técnicos del año (parece que Gollum ya no impresiona tanto). Pero la realidad es siempre mucho más poliédrica y parece que una de las empresas que participó en este apartado de la película, Rhythm & Hues Studios, según la revista Variety, no vive una situación tan eufórica. Los trabajadores se manifestaban, mientras dentro del Dolby Theatre se celebraba la gala.

Corto de ficción: Curfew

Es uno de los cortos exitosos del año. Ganador del premio del público en el todopoderoso Clermont-Ferrand, además de vencer en otros 12 festivales más. Entre ellos, por cierto, también ha pescado galardón en dos españoles: el de La Boca del lobo (Madrid) y el de Jóvenes Realizadores de Granada. Detrás de Curfew (‘Toque de queda’ en español), se encuentra Shawn Christensen, director, guionista, productor y protagonista. Es su tercer cortometraje como director.

Corto de animación: Paperman


Producido por Walt Disney y dirigido por John Kahrs, Paperman combina animación tradicional y animación por ordenador. Fue el ganador también del Annie de este año, el galardón que otorga la International Animated Film Association. Es el primer corto como director de Kahrs, animador en largometrajes como Ratatouille, Los increíbles o Toy Story 2. Se impuso a, entre otros, la factoría de Los Simpsons, que competía con El día más largo de Maggie.

Maquillaje y peluquería: Los miserables

Julie Dartnell y Lisa Westcott consiguieron el Óscar por su trabajo de maquillaje y peluquería en Los miserables. La feísta belleza (o el bello feísmo) del gran musical del año se impuso a Hitchcock y El Hobbit, un viaje inesperado (será que los hobbits tampoco impresionan tanto ya). Dartnell, que ha participado en películas como Alicia, en el país de las maravillas o Charlie y la fábrica de chocolate, ambas de Tim Burton, consigue el Óscar con su primera nominación. Westcott, por su parte, ha hecho bueno aquello de ‘a la tercera va la vencida’ y gana la estatuilla tras sus nominaciones por Su majestad, Mrs Brown y Shakespeare in love, ambas bastante lejanas ya en el tiempo.

Montaje: Argo

William Goldenberg consigue también el primer Óscar de su carrera por el montaje de Argo. Curiosamente competía también por el montaje de La noche más oscura (en esta ocasión junto a Dylan Tichenor). Para Goldenberg, la tercera también fue la vencida tras sus nominaciones en 2000 por El dilema y en 2003 por Seabiscuit, más allá de la leyenda. Además, consigue el premio para celebrar sus 20 años de carrera, ya que comenzó en esto del cine con ¡Viven! en 1993.

Corto documental: Inocente

La historia de una inmigrante indocumentada en las calles de San Diego que sueña con un futuro como artista, cautivó a la Academia que le otorgó el Óscar de este año al mejor corto documental. Detrás de Inocente, se encuentra Sean Fine y Andrea Nix, una pareja de directores para los que era su segunda nominación en la categoría, después de la que recibieron en 2008 por War Dance (sobre tres niños de un campo de refugiados de Uganda que compiten en un concurso de baile). Es, además, el primer proyecto financiado por crowdfunding que consigue estatuilla.

Largo documental: Searching for Sugar Man

Un cantante estadounidense de origen mexicano, Sixto Rodríguez, se convierte en una estrella en Sudáfrica sin saberlo. Mientras, en EEUU, su fracaso le lleva a abandonar su carrera musical. Éste es el personaje sobre el que gira el documental ganador de este año, firmado por el sueco Malik Bendjelloul. Esta ópera prima en el cine de Bendjelloul, ya consiguió el premio del público y el premio especial del jurado en el último Festival de Sundance.

Vestuario: Anna Karenina


Ella es la más odiada en España (qué le vamos a hacer si Paco Delgado era nuestra única esperanza este año). Jacqueline Durran consigue el premio gracias a la fastuosa adaptación firmada por Joe Wright de la novela de Tolstoi. Y lo consigue, nuevamente este año (¿casualidad?, ¿conspiración?) a la tercera oportunidad, después de haber estado nominada por Orgullo y prejuicio y Expiación. Más allá de la pasión y vistiendo en las tres ocasiones a Keira Knightley.

Canción: Skyfall de Skyfall

Tuvo que llegar Adele para solventar uno de los olvidos históricos de los Oscar: ninguna canción de las películas de James Bond había sido premiada antes. Y lo consigue, qué casualidad nuevamente, en el 50 aniversario de la saga. La canción, eso sí, se lo merecía, por saber sumar una artista joven (pese a sus pintas) con el sabor característico de las canciones de James Bond.

Música original: La vida de Pi

Primera nominación y primer Óscar para Mychael Danna, que también estaba nominado por la canción Pi’s Lullaby. Este compositor canadiense es autor de bandas sonoras tan dispares como Pequeña Miss Sunshine, La boda del monzón o El dulce porvenir. El premio, conseguido por encima de Dario Marianelli, John Williams, Alexandre Desplat y Thomas Newman, puede ser su pasaporte definitivo a la división A de Hollywood.

Edición de sonido: Skyfall y La noche más oscura

Y por tener tuvimos hasta un empate (el sexto de la historia de los Óscar). Skyfall y La noche más oscura compartieron premio al mejor sonido. Es decir, Per Hallberg y Karen Baker Landers, por un lado, y Paul N.J. Ottosson, por otro, se repartieron los honores y los flashes (todos los flashes que un premio técnico puede acaparar, que tampoco son muchos). Tanto para Per Hallberg como para Ottosson éste es el tercer Óscar. El responsable de sonido de Skyfall ya lo había logrado en esta misma categoría con El ultimátum de Bourne (también junto a Karen Baker Landers) y Braveheart; mientras que el representante de La noche más oscura consiguió los dos Óscar de sonido (edición y mezcla) por la anterior película de Kathryn Bigelow: En tierra hostil.

Mezcla de sonido: Los miserables

El segundo premio de sonido de la noche fue para el equipo de Los miserables, formado por Andy Nelson, Mark Paterson y Simon Hayes. Andy Nelson es el más veterano de los tres, con 18 nominaciones a sus espaldas y, con este, dos Óscar (el primero lo consiguió por el sonido de Salvar al sodado Ryan). Nelson competía también en la misma categoría con la mezcla de Lincoln, trabajo realizado junto a Gary Rydstrom y Ron Judkins.

Dirección de fotografía:Claudio Miranda por La vida de Pi

Claudio Miranda es uno de los referentes de esa sorprendente apertura internacional que está viviendo el cine chileno. Es su primer Óscar, tras ver cómo en 2009 se lo arrebataba Anthony Dod Mantle por Slumdog Millionaire (Miranda competía por El curioso caso de Benjamin Button). Es casi un recién llegado, pero con un futuro muy prometedor, una de las sorpresas de los últimos años en un mundo, el de la fotografía cinematográfica, que no suele deparar muchas, especialmente en los Óscar.

Diseño de producción: Lincoln

¿Mejor diseño de producción? Así han decidido, no sabemos por qué, renombrar a la categoría de Mejor Dirección de Arte (también conocida en ocasiones como Mejor Decoración o Mejor dirección artística). Rick Carter y Jim Erickson consiguieron uno de los dos únicos Óscar que se llevó Lincoln a casa. Es la segunda estatuilla para Carter, después de la lograda con Avatar y la primera para Erickson, que ya fue nominado por Pozos de ambición.

Largo de animación: Brave

Pixar volvió a hacerse con un Óscar, esta vez gracias a la película dirigida por Mark Andrews y Brenda Chapman. Era la gran favorita, pese a que este año la categoría estaba repleta de grandes competidores: Frankenweenie de Tim Burton, ¡Piratas! Una loca aventura o Rompe, Ralph. Mark Andrews (el señor que se paseó por los Óscar con falda escocesa) ya estuvo nominado, pero en la categoría de cortometraje, por El hombre orquesta.

Guión original:
Quentin Tarantino por Django desencadenado

No le brindaron la oportunidad de hacerse con el galardón a mejor director, una de las espinitas que aún tiene clavadas, pero volvieron a nominarle como guionista y volvieron a dárselo (ya lo ganó con Pulp Fiction y fue candidato por Malditos bastardos). Parece que el humor negro, la verborrea y la fragmentación de los guiones de Tarantino siguen gustando en Hollywood.


Guión adaptado: Chris Terrio por Argo

La película que para la Academia confirma a Ben Afleck como director (aunque curiosamente no lo nominasen), parte de un guión, que es casi un debut y que firma Chris Terrio. El punto de partida es el libro homónimo, firmado por el ex agente de la CIA Antonio Méndez, al que interpreta el propio Afleck.


Peli de habla no inglesa: Amour

Cinco nominaciones colocaban la última película de Haneke como una de las pocas cintas europeas que se han colado en los premios gordos de los Óscar. Por supuesto, no consiguió ninguno de ellos, pero sí el de mejor película de habla no inglesa (competía por Austria). Haneke ya estuvo a punto de lograrlo hace tres años con La cinta blanca (por Alemania), pero El secreto de sus ojos dio la campanada y se llevó el premio para Argentina. Ahora, la Academia por fin ha hecho justicia con uno de los grandes autores internacionales en activo (ha hecho justicia, a su modo, claro). Y sí, el tamaño de la tipografía de este párrafo es mayor…

Dirección:

Ang Lee por La vida de Pi

¿Sorpresa? Sí, pero en una categoría extraña sin Tarantino, sin Ben Afleck, sin Bigelow, con el debutante Benh Zeitlin, con el europeo Michael Haneke… sólo parecía haber dos opciones: dárselo a Spielberg o sorprender apostando por Ang Lee, los hallazgos técnicos y la taquilla joven de La vida de Pi. Y se optó por la segunda opción. Ang Lee se lleva su segundo oscar tras Brokeback Mountain en su tercera nominación (ya fue candidato por Tigre y dragón).

Actriz de reparto:

Anne Hathaway por Los miserables

Sin discusiones ni sorpresas. Anne Hathaway es, según todos los premios del año, la mejor actriz de reparto del 2012. Su breve, pero intensísima interpretación de Fantine en Los miserables, le ha dado un galardón al que ya optó como protagonista en 2009 por La boda de Rachel.

Actor de reparto:
Christoph Waltz por Django desencadenado

Tampoco hubo discusión ni sorpresa con el Óscar a Christoph Waltz, al que Tarantino le está regalando una madurez de éxito. Segunda película con Tarantino, segunda nominación como mejor actor de reparto y segundo Óscar (lo mismo sucedió con Malditos Bastardos).

Actriz protagonista:
Jennifer Lawrence por El lado bueno de las cosas

Tampoco sorprende del todo el premio a Jennifer Lawrence si atendemos a las quinielas en los días previos a la ceremonia. Con Jessica Chastain, la gran favorita a priori, castigada por la polémica de La noche más oscura, sólo quedaba Lawrence como una opción que, además, tiene guiño a la audiencia joven (no olvidemos que es la protagonista de Los juegos del hambre y una de las actrices de moda en los medios) y a la audiencia indie (es el único premio que se lleva finalmente la ‘peli sopresa’ de este año). Segunda nominación como protagonista (ya lo estuvo por Winter’s bone) y primer Óscar. No ha empezado nada mal su carrera.

Actor protagonista:

Daniel Day-Lewis por Lincoln


Y el otro que se lo ha llevado todo este año como protagonista es Daniel Day-Lewis. Gracias a su interpretación de Abraham Lincoln hace historia al convertirse en el primer actor en la historia de los premios que consigue tres Óscar como protagonista. Sus dos estatuillas anteriores llegaron por Mi pie izquierdo y Pozos de ambición y además, estuvo nominado dos veces más: En el nombre del padre y Gangs of New York.

Película: Argo

Y volvieron a cumplirse los pronósticos y Argo se proclamó como la mejor película del año. Tercera película de Ben Afleck como director, tras Adiós pequeña, adiós y The Town. Ciudad de ladrones, y su faceta como director, ahora sí que sí, parece que nadie la va a poder parar. El Óscar corona un año de triunfos donde lo ha ganado casi todo, entre otros muchos premios, los del Sindicato de Actores, los de la Crítica y los Bafta. Es, por cierto, el primer Óscar como productor tanto para Afleck como para George Clooney.

Y se acabó. Concluye un año en Hollywood y se da el pistoletazo de otro. Empiezan doce meses más en los que se auparán unas películas demasiado pronto, se desprestigiará a otras y cada uno irá jugando sus cartas, que son las del marketing. El objetivo no es llegar a los Óscars 2014 como favoritos, sino  salir de la ceremonia, a eso de las 5 de la mañana (hora canaria) con un par de estatuillas debajo del brazo. Y algunos matarían por lograrlo (esto podría ser el argumento de una película oscarizable, por cierto).


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s