TENERIFE SHORTS: 10 MOTIVOS



Por Jairo López


Desde hace tiempo, conocíamos la intención del cineasta José Cabrera Betancort de levantar este festival. Pero lo cierto es que nos fuimos enterando poco a poco, sobre todo por las redes, de la magnitud del nuevo evento. 
Peleando contra viento y marea -ese viento 
helado que sopla ahora desde las administraciones públicas-, con un puñado de colaboradores y aprovechando su experiencia en el mundo de los certámenes de cine, Cabrera ha ofrecido un festival que ya ha hecho historia. Por varias razones. Para mí, por 10:

1.  Porque llenó la sala de cine del TEA durante 4 días consecutivos, con hasta 5 sesiones al día, y previo paso por taquilla. Casi nada. Incluso fueron muchos los que vinieron desde Gran Canaria. Un público renovado llenaba una tras otra la sesiones, en las que hubo aforo completo y, varias veces, gente por las escaleras. Teníamos hambre de cine, de vida y de emociones y fuimos saciados con creces.


2. Porque la apuesta estética del festival nos cautivó. El elemento común de la competición internacional era una concepción netamente moderna del cine, que desbordaba la trillada premisa de contar una historia con principio, nudo y desenlace, para abrazar la propia dificultad de construir relatos en el momento actual. Hemos podido ver nuevas maneras de contar historias, tal vez menos redondas, pero más verdaderas. Cortos que apostaban por el realismo -unas veces sucio, otras poético- con finales cortantes, secos y no resolutivos, que nos dejaban noqueados en la butaca. Una forma de narrar que vemos muy poco por estos lares. 


3. Por la calidad de las secciones paralelas. Destacan, en primer lugar, los magníficos 14 trabajos nominados por la Academia de Cine Europeo (EFA), donde había auténticas joyas. Más radicales e irregulares fueron los 6 seleccionados de la sección nacional del veterano festival alemán de Oberhausen. Pertinentes fueron también las proyecciones familiares (aunque parece que aquí no hubo tanto público) y es que no solo de ‘modernos’ vive el mundo del corto… 

4. Por la oportunidad de establecer coloquios con dos directores de la sección internacional. Tanto el polaco Grzegorz Zariczny como el español Chema García Ibarra dieron reveladoras pinceladas de sus procesos de creación. 

5.  Por el apoyo al cine canarioGran idea la de comenzar un festival tan moderno echando la vista atrás y rastreando en nuestro pasado reciente, para ofrecer una pequeña retrospectiva de cortos de los 70 y 80. Una selección de obras que entroncan, de distinta manera, con la vanguardia que veríamos en los días sucesivos. Allí estaban, para presentarlas, algunos de sus artífices como Juan Puelles, Josep Vilageliu y Aurelio Carnero, que nos hicieron recordar que el cine canario no empezó con el digital.

Un momento de la retrospectiva de cortos canarios de los 70 y 80 con la que se inauguró el festival. 

A ello se sumó, la proyección especial fuera de concurso de Souvenir y La cantante, dos trabajos recientes y en consonancia con la línea del festival.

6. Porque los premios nos parecieron justos. Está claro que el jurado se dejó seducir por las historias más emotivas y emocionales y, aunque dejó fuera alguna joya, no cometió ningún disparate. ¡Liza, vuelve a casa! (Liza, Namo!) fue uno de los cortos que más poderosamente nos cautivó y creemos que es un brillante ganador.


José Cabrera, alma mater del festival, y Claudio Utrera, presidente del jurado, durante la lectura del fallo.

7. Porque cuidaron mucho detalles importantes:  comunicación, diseño, merchandising, fiestas del off festival, creación de imagen de marca, estrategias para la fidelización de público… 


8.  Porque ha sido un festival con pocos ‘peros’. Para futuras ediciones, se podría mejorar más la parte técnica, ya que los subtítulos no siempre estaban sincronizados con el diálogo. Además, la copia de proyección de algunos cortos parecía no ofrecer la calidad necesaria para una pantalla grande. 

Igualmente, para la master class de Chema García Ibarra hubiera sido mejor una hora más adecuada que las 15:30 y un formato más elaborado que el mero coloquio. 

Por último, y aunque nos encantaba el tema The Devil como sintonía del spot del festival, la larga duración del vídeo no hacía aconsejable repetirlo en cada proyección…


9.  Porque por unas horas, o unos días, septiembre nos pareció un mes maravilloso, y nos olvidamos de la crisis, el paro, los políticos, los bancos… Cuando los eventos y los festivales no paran de caer, que empiece uno nuevo es un milagro.

10.  Porque estoy seguro de que si fuiste, tienes incluso más razones.
Por todo ello y porque creemos que es indispensable que las instituciones apoyen de manera real y firme este certamen. La primera edición ha visto la luz por el enorme voluntarismo de Cabrera y su pequeño equipo, pero es necesario sostener económicamente la propuesta. Los espectadores también debemos comprometernos con el apoyo al certamen, sea de la manera que sea. Este festival no puede ser, como otros, flor de un día o de unos años. Tenerife Shorts tiene que continuar.

Dos ‘historias con niña’, protagonistas del palmarés. De izqda a dcha, Lisa, namo!, mejor cortometraje; y Penny Dreadful, premio del público.


Palmarés del I Tenerife Shorts
celebrado del 5 al 8 de septiembre, en Santa Cruz de Tenerife: 

Mejor Cortometraje: Lisa, namo! (dir. Oksana Buraja) 

Mención Especial del JuradoMo Ikkai (dir. Atsuko Hirayanagi)

Mención Especial del JuradoAtlantic Avenue (dir. Laure de Clermont)

Premio del PúblicoPenny Dreadful (dir. Shane Atkinson)


Anuncios

Un comentario en “TENERIFE SHORTS: 10 MOTIVOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s