CÓMO REPRESENTAR LA VANGUARDIA



En Digital 104 estamos ya inmersos en un nuevo y estimulante proyecto que nos tendrá trabajando todo este año. El objetivo: la difusión del teatro canario de vanguardia. Todo parte de la monumental investigación realizada por el artista, filólogo y amigo Roberto García de Mesa sobre el teatro realizado en Canarias entre 1924 y 1936. Fue su tesis doctoral y ahora es un libro que lleva unos meses en las librerías.
Nuestra relación con Roberto comenzó en 2011, cuando me invitó a filmar un proceso de intervención que llevaría acabo en Conca Espacio de Arte Contemporáneo. Fue un auténtico regalo y de ahí ha salido el documental Jardín Barroco, que acabamos de terminar después de varios años de posproducción intermitente. Muy pronto podemos hablar y enseñar más sobre él. Luego, nos invitó a colaborar en el montaje de una obra de teatro de vanguardia actual, un poema posdramático, como él lo llama, titulado Hamlet Post Scriptum, y que acabaría siendo uno de los fenómenos escénicos de la temporada pasada. Se estrenó en mayo de 2012 en el Teatro Victoria, y su arrolladora puesta en escena viajó por toda la Península: Madrid, Barcelona, Bilbao, Santander, Murcia… Nosotros realizamos el montaje de algunas piezas audiovisuales y grabamos aquel inolvidable estreno.
Ahora, Roberto nos ofrecía un regalo aun mayor: sumergirnos en el periodo más apasionante de la historia cultural de Canarias, el mundo de la vanguardia, de Gaceta de Arte, de nuestros admirados (y mitificados) Eduardo Westerdahl, Domingo Pérez Minik o Pedro García Cabrera. Lo increíble es que no íbamos a transitar sobre caminos ya trillados (sobre los que se ha dicho prácticamente todo). Muy al contrario, el objeto es el decisivo (y desconocido hasta ahora) papel que jugaron las artes escénicas en todo aquel movimiento de vanguardia, ubicado entre el final de la dictadura de Primo de Rivera, la proclamación de la II República y el devastador advenimiento de la Guerra Civil y el franquismo.
El proyecto tendrá varias fases, desarrollándose durante varios años, como todo gran proyecto. Su objetivo fundamental, divulgar la aportación de la vanguardia escénica canaria, no es algo que se pueda hacer de un día para otro. El pasado mes de diciembre ya se presentó, en el Teatro Guimerá y promovido por la Cátedra Cultural Pedro García Cabrera de la Universidad de La Laguna, el libro de Roberto, El teatro de vanguardia en Canarias (1924-1936), piedra angular y cimiento de esta aventura. Para aquella noche, elaboré este pequeño montaje con algunas imágenes históricas de ese periodo. Aparecen sus protagonistas, algunas escenografías, artículos, cartas… y todo ello envuelto en la música del compositor Diego Navarro.




Ahora, ya en el presente, estamos trabajando en la producción de una gran exposición divulgativa que tendrá lugar en Santa Cruz de Tenerife, comisariada por Roberto García de Mesa y con el apoyo del Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y de Canarias Cultura en Red. Además, cada vez más instituciones culturales se están sumando a la iniciativa, tanto en Tenerife como en Gran Canaria. Nosotros participamos en la gestión cultural y en la producción audiovisual.
Ese último ámbito tendrá también entidad propia, ya que se realizará una obra audiovisual que trasladará a imagen en movimiento lo que en la exposición es imagen en el espacio -como ha reflexionado recientemente el documentalista y teórico del cine Dailo Barco-.  Queremos contar con los principales expertos de cada campo para reconstruir la historia de este periodo como un fascinante puzzle. Viajaremos a los principales espacios de renovación escénica. Y, como una de nuestras obsesiones, queremos que el espectador sienta la misma emoción que nosotros por el tema y pueda palpar la desarmante modernidad de unas obras de teatro casi olvidadas que nos siguen conmoviendo. Éste es nuestro desafío, nuestro principal objetivo cinematográfico: lograr trasladar al audiovisual la emoción, la incertidumbre y el dinamismo.
Creemos que no podemos hablar de la vanguardia con formas clásicas, que debemos buscar la manera de traducir a nuestro tiempo aquella modernidad. Porque ser modernos es más que llevar barba o vestir a la moda, es ser de nuestro tiempo. Y Claudio de la Torre, Pedro García Cabrera, Agustín Espinosa o Domingo Pérez Minik fueron unos creadores radicalmente de su tiempo. Por eso no envejecen, por eso siguen vigentes. Por eso queremos filmarles con nuestra mirada. 

Roberto García de Mesa durante la presentación del libro El teatro de vanguardia en Canarias (1924-1936). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s