‘LA ISLA MÍNIMA’ ARRASA EN LOS GOYA… Y OLÉ

Por Domingo J. González (Digital 104 – Comunicación)

Como cada año, toca hacer repaso de los premiados en los Goya, los galardones que entrega la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas de España y que en esta edición, la número 29, coronaron a La isla mínima, de Alberto Rodríguez, como la absoluta vencedora. Fue, por muchas razones, la noche más andaluza de las que se recuerdan en la historia de los galardones.

Hubo cuatro nominados canarios (las veteranas en estas lides Goya Toledo y Tatiana Hernández y los noveles Víctor Moreno y Octavio Guerra), aunque ninguno se llevó el galardón para casa. Hubo un nuevo presentador, Dani Rovira, convertido, con Goya incluido, en referente de la comedia en España. Hubo un número musical en playback. Hubo un larguísimo y comentadísimo discurso de Antonio Banderas, Goya de honor de esta edición. Y hubo muchos ganadores: 28 premios Goya, más de 28 ganadores, cada uno hijo de su padre y de su madre, con trayectorias dispares hasta llegar a ese momento del traje de gala, la alfombra fucsia (sí, este año fue fucsia), los flashes, los nervios, el discurso… ¿Quieres saber (en una pincelada) de dónde viene cada uno?

Mejor película: La isla mínima

Era la favorita indiscutible y no hubo sorpresas. Su estreno triunfal en el Festival de Cine de San Sebastián, en septiembre, la catapultó al éxito. Allí ganó los premios a mejor actor (Javier Gutiérrez) y mejor fotografía y, lo que es más importante, una aceptación crítica casi unánime. Después, vino una fantástica recepción de público: cuarta película española más vista del año, sólo por detrás de 8 apellidos vascos, El niño y Torrente 5. Y un poco más tarde, han llegado los premios: dos Forqué, cinco Feroz, ocho medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos, diez premios Goya… Y siempre, incluyendo el de mejor película.

Mejor director: Alberto Rodríguez por La isla mínima

El sevillano Alberto Rodríguez consigue el reconocimiento de la Academia con su sexto largometraje -quinto en solitario ya que comenzó compartiendo carrera con Santi Amodeo-. Título tras título su cine ha ido penetrando en la industria española y afianzándose en las taquillas. Con su anterior película, Grupo 7, ya consiguió ese binomio de éxito comercial y crítico y sus primeras nominaciones, aunque aquel era el año de la batalla entre Blancanieves y Lo imposible. Este año nadie le ha podido hacer sombra.

Mejor dirección novel: Carlos Marqués-Marcet por 10.000 KM

El catalán Carlos Marqués-Marcet también cumplió los pronósticos y se hizo con el Goya a dirección novel. Su ópera prima, 10.000 km, es una de las películas españolas del año, aunque la Academia la haya acabado relegando un poco. En el Festival de Málaga fue premiada como mejor película, mejor actriz, mejor guion y con el Premio de la Crítica. Además, consiguió reconocimiento para sus dos intérpretes en el SXSW en Austin, Texas (EEUU). Es su primer largometraje de ficción. Como cortometrajista destacan títulos como I’ll be alone y el multipremiado Yellow Ribbon, ambos realizados en EEUU.

Mejor actor: Javier Gutiérrez por La isla mínima

Rostro conocido del teatro, la televisión y el cine en España a Javier Gutiérrez le faltaba un personaje protagonista que lo introdujera en los Goya. Su oscuro policía en La isla mínima lo ha conseguido. Antes lo hemos podido ver en muchos montajes de la compañía teatral Animalario, en personajes fijos de series de éxito como Los serrano y Águila roja y de secundario en películas como Días de fútbol, Crimen ferpectoUn franco, 14 pesetas. Con este papel se ha hecho, entre otros, con galardones en San Sebastián, los Premios Forqué y los Premios Feroz.

Mejor actriz: Bárbara Lennie por Magical Girl

Irrumpió con fuerza en 2005 protagonizando Obabak de Montxo Armendáriz. Fue nominada al Goya como actriz revelación, pero una desconocida, Micalea Névarez (Princesas), se lo arrebató. Después siguió trabajando en películas como Todas las canciones hablan de mí, de Jonás Trueba o Los condenados, de Isaki Lacuesta, pero no fue hasta 2014 que su nombre empezó a sonarle al gran público. Primero, gracias al éxito de El niño, de Daniel Monzón y después, con su papel protagonista en Magical Girl, que le ha dado el Goya. Con este personaje escrito por el nuevo directordecultodemoda del cine español, Carlos Vermut, ha conseguido además el Premio Feroz. 

Mejor interpretación masculina de reparto: Karra Elejalde por Ocho apellidos vascos

Karra Elejalde no necesita presentación. A sus 54 años, tiene a sus espaldas una extensísima carrera en el cine español. No fue hasta 2010, sin embargo, que consiguió el reconocimiento de la Academia con su interpretación, también de reparto, en Y también la lluvia de Icíar Bollaín. Empezó a darse a conocer gracias al boom en los 90 de una nueva generación de cineastas vascos como Juanma Bajo Ulloa, Julio Médem o Álex de la Iglesia. Con el divertido personaje de Koldo Zabala ha ganado también este año la medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos como mejor actor secundario del año.

Mejor interpretación femenina de reparto: Carmen Machi por Ocho apellidos vascos

Desde el reparto de la comedia española del año llegó también Carmen Machi. Popularísima por sus trabajos en televisión (especialmente Aída, claro), y respetadísima por su labor en el teatro (Juicio a una zorra, La tortuga de Darwin), en el cine le faltaba quizás el reconocimiento que ahora ha obtenido. Antes la hemos podido ver como secundaria en títulos como Pájaros de papel, Los abrazos rotos o Kamikaze y como protagonista en La mujer sin piano o Que se mueran los feos.

Mejor actor revelación: Dani Rovira por Ocho apellidos vascos

Parece llamado a ser pieza esencial de la comedia en España en los próximos años. Y es que Dani Rovira es gracioso y cae bien. Y eso en un actor no es tan fácil de encontrar. Lo volvió a demostrar al frente de la gala de los Goya, donde recibió el premio a mejor actor revelación por su protagonista en Ocho apellidos vascos. Es el debut en el cine de un cómico que se ha hecho muy popular en España gracias a sus monólogos. Parece que la cosa no quedará aquí. Podemos verlo como actor en series de televisión como B&B y en 2015 estrenará nueva película a las órdenes de María Ripoll.

Mejor actriz revelación: Nerea Barros por La isla mínima

Una de las categorías más competidas de la noche se resolvió con la victoria de Nerea Barros, uno de los descubrimientos recientes del audiovisual patrio. Y no sólo ha sido un descubrimiento por su trabajo en La isla mínima, sino también por su labor en la miniserie televisiva El tiempo entre costuras, con la que esta gallega dio el salto al panorama nacional. Su carrera no ha hecho más que comenzar.

Mejor película europea: Ida, de Pawel Pawlikowski

Es la película europea del año, al menos si atendemos a su extensísimo palmarés que incluye seis galardones en los Premios del Cine Europeo -entre ellos los de mejor película, director, guion y actriz-, además de triunfos arrolladores en festivales como los de Gijón, Varsovia, Londres o Toronto. Está además nominada a mejor película de habla no inglesa y a mejor fotografía en la próxima edición de los Óscar. Ida es la cuarta película de ficción del hasta ahora desconocido Paweł Pawlikowski, cineasta polaco cuya carrera habrá que seguir a partir de ahora.

Mejor película iberoamericana: Relatos Salvajes, de Damián Szifrón

Y si Ida es la europea del año, la argentina Relatos salvajes es la iberoamericana. La Academia no suele arriesgar en estas cosas. Coproducida entre España (El Deseo) y Argentina, es la tercera película de Damián Szifrón, reconocido también por ser el creador de dos grandes éxitos televisivos en Argentina que tuvieron desembarco -con peor suerte- en nuestro país: Los simuladores y Hermanos y detectives. Relatos salvajes competirá también en los Óscar tras haber participado en sección oficial en Cannes, haber arrasado entre las preferencias del público en festivales como los de San Sebastián, Miami o Sao Paulo y convertirse en la película más vista de la historia en Argentina. 

Mejor guion original: Rafael Cobos y Alberto Rodríguez, por La isla mínima

También triunfó el guion de La isla mínima, coescrito entre su director, Alberto Rodríguez, y Rafael Cobos. Hablemos del segundo. Además de coescribir con Rodríguez (7 vírgenes, After, Grupo 7), ha firmado los guiones de El amor no es lo que era (Gabi Ochoa, 2013) y Ali (Paco R. Baños, 2013). Es, además, uno de los guionistas de Toro, lo nuevo de Kike Maillo (Eva), que se estrenará en 2015. Estuvo nominado al Goya con el libreto de Grupo 7, premio que se llevaron Alejandro Amenábar y Mateo Gil por Ágora.

Mejor guion adaptado: Claro García, Cristóbal Ruiz y Javier Fesser por Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo

El proyecto de animación de Javier Fesser o la vuelta del cineasta al universo de Ibáñez, como prefieran, se hizo con dos galardones. Uno fue el de mejor guion adaptado. No es la primera vez que este premio recae en un filme de animación. Arrugas en 2011 y Las aventuras de Tadeo Jones en 2013 abrieron el camino. Como guionista, Fesser ya obtuvo premio con Camino -mejor guion original en 2009-. ¿Y quiénes son los otros dos? Pues Cristóbal Ruiz viene de los guiones de películas como ¡Ja me maaaten…! o el Equipo Ja -donde compartió trabajo con Claro García-… y de series como Manos a la obra o Maitena: Estados alterados.

Mejor película documental: Paco de Lucía: la búsqueda

Firmado por su hijo, Curro Sánchez Varela, la película que revela la cara más humana del desaparecido Paco de Lucía, siempre esquivo con la prensa y la vida pública, se hizo con el premio a mejor documental y con dos nominaciones atípicas para una obra del género: mejor montaje y mejor dirección novel. Es el auténtico debut de Sánchez Varela, al que no se le conoce trayectoria previa alguna. 

Mejor película de animación: Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo

La versión animada de Mortadelo y Filemón según Fesser ha sido un éxito de taquilla y de crítica. Ha conseguido además de los dos Goya, otras cuatro nominaciones más, así como vencer en los Premios Gaudí y estar nominado a mejor comedia y mejor música en los premios Feroz. Su máximo responsable, Javier Fesser, debutó con mucho ruido en 1999 con El milagro de P. Tinto, nominado a mejor dirección novel. Conquistó la taquilla en 2003 con La gran aventura de Mortadelo y Filemón y el reconocimiento de la Academia en 2008 con Camino (Goya a la mejor película y mejor director incluidos). ¿Cuál será su siguiente paso en su heterogénea carrera?

Mejor fotografía: Álex Catalán por La isla mínima

Con dos trabajos anteriores junto a Alberto Rodríguez, After y Grupo 7, estuvo nominado al Goya. Finalmente ha sido su trabajo para La isla mínima el que le ha hecho ganar su primer premio de la Academia. Además, ha conseguido con él el premio en San Sebastián y la medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos. En su haber tiene, además, cuatro premios de la Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía; el premio a la mejor fotografía del Festival de Cine de Guadalajara (México) por Camino;  la medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos en 2011 por su trabajo en También la lluvia; y una mención en el festival de Tribeca (EEUU) por Grupo 7

Mejor montaje: José M. G Moyano por La isla mínima

El triunfo de La isla mínima no sólo ha supuesto el triunfo de Alberto Rodríguez, sino de todo un equipo que repite película a película con él. Es el caso del montador, José M. G. Moyano, responsable de la edición de los filmes de Rodríguez desde su debut El factor Pilgrim -por Grupo 7 ya estuvo nominado-. Además, Moyano ha trabajado en las películas de Santi Amodeo (Astronautas, Cabeza de perro) y recientemente en Anochece en la India, Asmorga y Paco de Lucía: la búsqueda, por la que también estaba nominado al Goya.

Mejor sonido: Marc Orts, Oriol Tarrago y Sergio Bürmann, por El Niño

Sólo en tres categorías El niño le arrebató la gloria, por un instante al menos, a La isla mínima -se llevó cuatro premios, pero sólo en tres competía con la película de Rodríguez-. Una de ellas fue el sonido. El trío de premiados se ha convertido en referencia para esta disciplina en España. Sergio Bürmann ya consiguió el galardón con el anterior trabajo de Monzón, Celda 211, en un año en el que competía frente, entre otros, al propio Marc Orts, nominado por Mapa de los sonidos de Tokyo. Mientras, Tarrago tiene dos y Orts tiene cuatro: el conseguido este sábado, los dos que alcanzó junto a Tarrago -en 2007 por El orfanato y en 2012 por Lo imposible– y el obtenido en 2010 por Buried (Enterrado)

Mejor dirección artística: Pepe Domínguez, por La isla mínima

El director artístico Pepe Domínguez consigue su primer premio de la Academia. En su trayectoria, destacan los trabajos para Alberto Rodríguez, en Grupo 7 y After, y otros títulos como ¿Quién mató a Bambi?, de Santi Amodeo; Tres días, de Francisco Javier Gutiérrez; Los aires difíciles, de Gerardo Herrero; o 15 días contigo, de Jesús Ponce.

Mejor diseño de vestuario: Fernando García, por La isla mínima

Fernando García consigue el Goya a mejor vestuario en su segunda nominación -la primera fue por Grupo 7 de Alberto Rodríguez-. Fijo en el equipo desde El traje, el primer largo en solitario de Rodríguez, ha trabajado además en títulos como Amador, de Fernando León de Aranoa; Primos, de Daniel Sánchez Arévalo; Yo, también de Álvaro Pastor y Antonio Naharro; o Una palabra tuya, de Ángeles González-Sinde.

Maquillake y/o peluquería: Carmen Veinat y José Quetglas, por Musarañas

En un año muy pegado al naturalismo, el premio al maquillaje/peluquería se lo llevó la propuesta de terror/fantástico del año. Carmen Veinat es la peluquera del tándem. Ha trabajado en Ocho apellidos vascos, Los muertos no se tocan, nene o Balada triste de trompeta, así como en la serie El tiempo entre costuras. Es su primer Goya. En el lado contrario, se sitúa el veterano José Quetglas, responsable del maquillaje y uno de los nombres esenciales del sector en España. Tiene, con éste, siete Goyas, conseguidos por sus trabajos con Álex de la Iglesia –El día de la bestia, Perdita Durango y Balada triste de trompeta– y por Mortadelo y Filemón. Misión: Salvar la Tierra, de Miguel Bardem, Goya en Burdeos, de Carlos Saura y El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro.

Mejor música original: Julio de la Rosa por La isla mínima

Músico, cantante y compositor de pop-rock, se dio a conocer como líder del grupo El hombre burbuja y desde 2003 por su carrera en solitario. Su labor como creador de música para el cine recibe ahora un espaldarazo importante con el premio a su trabajo en La isla mínima. Podemos oír sus partituras en películas del propio Rodríguez como 7 vírgenes, Grupo 7 -por la que ya estuvo nominado- y After y en títulos de otros como Una palabra tuya, Primos o la cubana Juan de los muertos.

Mejor canción original: Niño sin miedo, de David Santisteban, India Martinez y Riki Rivera (El Niño)

La cordobesa India Martínez pone la voz y el nombre a Niño sin miedo, la canción que ha ganado el Goya este año y que canta, no lo olvidemos, junto al argelino Rachid Taha. La acompañan en labores de composición David Santisteban y Ricardo Rivera. El primero es uno de los compositores básicos de los últimos años en el panorama nacional creando temas para artistas como David Bisbal, Malú, Pastora Soler, Sergio Dalma o la propia India Martínez. Para el cine, compuso la canción Ellas para la película En la ciudad de Cesc Gay. Es el primer galardón de la Academia para los tres.

Mejor dirección de producción: Edmon Roch y Toni Novella, por El Niño

El niño también se hizo con el Goya a la dirección de producción. Edmond Roch, que tiene en su haber también un documental como director (Gabo, el espía), ha desarrollado una carrera como productor en la que destacan títulos españoles como SéptimoLas aventuras de Tadeo JonesLope y trabajos para proyectos internacionales como El perfume, de Tom Tykwer o Las maletas de Tulse Luper, de Peter Greenaway. Por su parte Toni Novella ha trabajado en títulos internacionales como Exodus: Dioses y reyes, Che: Guerrilla, El ultimátum de Bourne o Astérix en los juegos olímpicos, en el cine de Almodóvar desde Tacones lejanos y en otros títulos españoles como IntactoEl espinazo del diabloEntre las piernas. Primer Goya para ambos.

Mejores efectos especiales: Guillermo Orbe y Raúl Romanillos, por El Niño

El premio para los efectos especiales fue a parar a El niño y sus persecuciones imposibles por tierra, mar y aire. Raúl Romanillos es una figura clave en el cine español. Multinominado -hasta 18 ocasiones- ha conseguido llevarse para casa seis premios Goya. Además de por la película de Monzón, lo ha ganado gracias a El milagro de P. Tinto, Nadie conoce a nadie, La comunidad, La gran aventura de Mortadelo y FilemónMortadelo y Filemón. Misión: salvar la Tierra. Para Guillermo Orbe es su primer galardón.

Mejor cortometraje de ficción: Café para llevar de Patricia Font

Con su segundo cortometraje como directora, Patricia Font ha alcanzado el Goya. Esta script (Alacrán enamorado, Los niños salvajes) formada en la ESCAC consigue el premio con un trabajo que ha estado presente en festivales como la Seminci de Valladolid, Alcine (donde consiguió el tercer premio) o el Festival des Films du Monde y nominado en los Premios Gaudí.  

Mejor cortometraje documental: Walls (Si estas paredes hablasen), de Miguel López Beraza

El premio para el mejor corto documental fue a parar a Walls (Si estas paredes hablasen), un filme que Miguel López Beraza rodó en un viejo edificio de Budapest. En la trayectoria de esta película destacan los galardones conseguidos en Miradas.Doc (mejor cortometraje nacional), Documenta Madrid (premio del público) o Alcances. Es la ópera prima de su director.

Mejor cortometraje de animación: Juan y la nube, de Giovanni Maccelli

Y el premio de animación en corto fue para esta película dirigida a los más pequeños. Con él, Giovanni Maccelli, su director, ha conseguido, hasta el momento, los premios Madrid en corto 2014 y Telemadrid/LaOtra en la Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid; y una mención especial en el festival Pilas en Corto. Además, ha competido en más de 50 festivales internacionales. 



No queremos acabar este largo post sin incluir este vídeo que el periódico El País le encargó a Carlos Vermut (director de Magical Girl). ¿Cómo es un día en la vida de un cineasta nominado al Goya? En la de los demás no lo sabemos, pero en la de Vermut éste es el resultado. Muy divertido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s