#TecnologicaSC 2015: una crónica

Los ponentes reciben el aplauso del público (que quedaba) al finalizar el evento. 

Por Domingo J. González (Digital 104 Comunicación)

Fotos: Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz de Tenerife. 

El pasado jueves, 12 de marzo, estuve en Tecnológica Santa Cruz, un evento “de innovación y tecnología” -de ‘cultura digital’ añadiría- que a juzgar por el aspecto que presentaba un abarrotado Teatro Guimerá está más que consolidado. Una intensa mañana de ponencias a la que si hay que ponerle alguna pega es precisamente esa intensidad: demasiada información para tan poco tiempo. Quizás con menos conferencias o con ponencias más largas o quitando la regla de que todas duren lo mismo… En fin, que hemos querido hacer resumen, necesariamente breve, de lo que dio de sí la mañana del Tecnológica. Durante la tarde siguió el programa con conferencias de pequeño formato y microtalleres, pero ésa fue otra historia.
 
Los presentadores junto a Tino Guzmán, gerente de la Sociedad de Desarrollo, organizadora del evento.
Tras la presentación de turno -a cargo de María Domenech y Ricardo Negrín- y los saludos institucionales de rigor -a cargo del alcalde José Manuel Bermúdez y el gerente de la Sociedad de Desarrollo, Tino Guzmán-, comenzó el desfile de ponentes. A priori me resultaba más interesante el segundo bloque (periodismo digital, crowdfunding, Twitter, Facebook), pero de todas las intervenciones -en distintos grados- pudimos extraer algo de utilidad.

Las dos primeras ponencias tuvieron ideas interesantes, pero me dejaron una sensación fría. El público, eso sí, participaba activamente en estos primeros compases tuiteando con la etiqueta #TecnologicaSC -hay tan pocos eventos en los que puedas sacar tu smartphone y tuitear libre, pública y masivamente-. Álvaro González Alorda, consultor especializado en innovación en mercados emergentes, nos habló de la ‘Generación Y’ o millenials -los nacidos desde mediados de los 80 hasta mediados de los 90-, una generación eminentemente tecnológica a la que las empresas están obligadas a adaptarse. Por su parte, Javier Arruñada, director de Comunicación de minube, la web social que ha revolucionado el sector de las agencias de viajes, habló de su empresa, de cuya historia pueden extraerse, sin duda, valiosas enseñanzas. 
 
La distensión llegó con los robots y los drones creados por José Julio Rodrigo, un bloguero tinerfeño referencia en el universo maker. Utilidad práctica poca, pero poder de fascinación todo el del mundo. Rodrigo fue despedido con un caluroso aplauso. Otra ponencia que se quedó más en su capacidad de fascinación que en su utilidad real fue la de Deepak Daswani, experto en ciberseguridad y que repetía en Tecnológica Santa Cruz. Habló de lo sencillo que es hackear blogs y cuentas de las principales redes sociales y subrayó, una vez más, el cuidado que debe tenerse a la hora de introducir nuestros datos y nuestras contraseñas. 
Polo habló de ‘lidertarios’. ¡Toma palabro!

El primer bloque finalizó con un interés ascendente. Y eso que la de Juan Luis Polo fue la intervención más de coaching de la mañana y a mí ese lenguaje de superación me suele provocar rechazo. Polo, director de la consultora Territorio Creativo, habló de los ‘lidertarios’, los nuevos jefes que favorecen la libertad individual de sus trabajadores y ejercen su liderazgo en una relación horizontal, no jerárquica, con ellos. Seguro que todos tenemos alguna experiencia personal en nuestro currículo de jefes que representan precisamente lo contrario… Pues eso.
 
Tras el descanso, llegó el turno del crowdfunding, de la mano de Ángel González, fundador de uno de los portales referentes para el sector: Universo Crowdfunding. González no sólo habló de lo obvio, los datos que aseguran que la financión colectiva no sólo no ha dejado de crecer sino que está alcanzando cifras récord en todo el mundo, sino que quiso llevar a la práctica su ponencia hablando de los diferentes tipos de crowdfunding -donación, préstamos, inversión y recompensa- y sus usos.
Después, nos metimos de lleno en el periodismo digital -para mí la mejor ponencia- de la mano de Vanesa Rodríguez Largo, redactora jefe de El Huffington Post. La periodista habló de cómo se ha ido superando lentamente el tradicional recelo al medio digital y cómo el periodismo digital ha ido ganando en aportaciones que enriquecen el mensaje tradicional. Llevó también su charla a la práctica, presentando algunas aplicaciones gratuitas y sencillas que usan los redactores de su periódico para complementar las informaciones. Y nos brindó una de las frases de la jornada: “El smartphone es la navaja suiza del periodista digital”.

 

@Policia (Carlos Fernández) fue la estrella indiscutible del Tecnológica 2015.
A continuación, fue el turno para la estrella de la jornada, Carlos Fernández, o al menos así se percibía en el ambiente -y en la pantalla de tuits-. El community manager que ha llevado el twitter de la Policía Nacional española al estrellato tenía muchísimas cosas interesantes que enseñarnos. Lástima que la dictadura de los 20 minutos fastidiase el momentazo. Costaba seguir el hilo de una ponencia, especialmente durante su parte final, en la que Fernández iba corriendo y en la que había demasiada información. Uno se queda, eso sí, con el elemento clave que ha llevado el trabajo de Fernández al éxito: la unión desprejuiciada de utilidad, rigor y creatividad, mucha creatividad. Ganas de disfrutar de una conferencia larga de este hombre. A ver si hay oportunidad algún día.
 
Y a partir de aquí la cosa decayó -también la hora empezaba a hacer estragos-. Primero, con una de mis grandes decepciones. Nerea Llorca, responsable de Negocio PYMES en Facebook España, que centró su intervención más en vendernos las bondades de la red social, que en dar herramientas o consejos a las empresas que quieren utilizarla como medio publicitario. Y después, con Elsa Punset. Entiendo que su grupo de fans es legión, pero ni me incluyo entre ellos ni me pareció que su presencia aquí estuviera muy justificada. Ella habló de inteligencia emocional, que es lo suyo, partiendo de casi un macguffin: la necesidad de adaptarnos a los cambios tecnológicos. 

Elsa Punset con su ponencia sobre inteligencia emocional ‘disfrazada’ de tecnología.
Y se acabó. Todo el mundo a comer que ya la cosa urgía. En general, hay que alabar el despliegue técnico y organizativo. En el lado menos positivo, podría destacarse la falta de puntualidad tanto en el inicio del evento como en el cumplimiento del programa. Pero el balance es más que positivo. Termina la primera edición en la que puedo asistir en persona al Tecnológica Santa Cruz -hasta hora el streaming había sido mi bendito aliado- y me llevo algunos titulares en la cabeza, algunas ideas que aplicar en nuestro día a día y muchos temas abiertos sobre los que seguir investigando. Quizás ése, el de inocular el virus de la curiosidad, deba ser realmente el objetivo de un evento así. ¡Hasta el próximo año, Tecnológica!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s