Tiempo de espera

No es tiempo de brazos cruzados, ni mucho menos. Quien nos conoce sabe que no nos podemos estar parados. Nuestro departamento de Distribución sigue su trabajo cotidiano, diario, de hormiguita -este viernes, por cierto, con proyección de algunos cortometrajes en el Aguere Espacio Cultural en La Laguna, Tenerife-  y seguimos con proyectos que tienen dimensión pública evidente como el ciclo Encuentros con el cine que volverá en noviembre con las dos últimas sesiones del año: Julie, de Alba González de Molina y Callback, de Carles Torras. Pero es cierto que desde hace unos meses estamos trabajando en varios proyectos que todavía no saldrán a la luz y de los que poco podemos decir. ¿Por qué dedicarle una entrada entonces? Porque queremos compartir con todos que volvemos a la producción audiovisual más pura, que es cierto que de alguna forma nunca la hemos abandonado, pero que ahora nos llama con su canto de sirena, que han vuelto las ideas y vuelven a agolparse posibles proyectos en la cola de ejecución. Y porque, aunque no podamos desvelar de qué se tratan exactamente, ocupan gran parte de nuestras horas y forman parte de nuestras motivaciones diarias.

Uno de esos proyectos, el más avanzado, es la producción del largometraje documental Las postales de Roberto, actualmente en fase de montaje. Dirigido por Dailo Barco, ha sido un placer para nosotros, alguna vez lo hemos dicho ya, poder involucrarnos en un proyecto que vimos nacer y con el que la vida nos volvió a cruzar. Ha sido un trabajo para reencontrarse también con grandes profesionales y amigos con los que trabajar es apasionante, un continuo aprendizaje y siempre muy placentero. Así, Santiago Torres y Marco A. Toledo, que además ha estado muy presente en el proyecto desde sus inicios, se hicieron cargo de la dirección de fotografía y de la dirección de sonido, respectivamente, como ya lo hicieron en nuestros dos últimos cortometrajes de producción profesional: Ridícula y Veneno. También nos hemos podido reencontrar durante unas jornadas con Lajwanti Dodani, en la dirección de arte, a la que conocimos en Veneno y hemos descubierto a Alfonso Taurelle y Airam Martín, dos profesionales jóvenes cuya participación ha sido también imprescindible. De la película y de todos los pormenores del proyecto hablaremos más adelante, con la tranquilidad debida y dejando, además, que sea su director quien también reflexione sobre un proyecto que ha acabado teniendo un calado emocional muy importante en su vida.

moviolafoto-25-5-16-19-41-57-1_recort

Los otros proyectos se encuentran de alguna forma a la espera, pero en una espera activa, buscando ya los caminos para materializarlos. Podemos adelantarles que por ahí hay un proyecto de largometraje de ficción en el que seremos coproductores y que dirigirá uno de los cineastas jóvenes de Canarias que más nos ha conquistado en los últimos tiempos. Habrá también espacio para proyectos totalmente propios que nos permitirán seguir descubriendo las aristas del documental, otros que nos devolverán al cortometraje y hasta alguno que nos permitirá adentrarnos por primera vez en el nacimiento de un largometraje de ficción. Cine, cine y cine… en tiempo de espera, pero trabajándolo día tras día.

puntagordaimg_7229

Anuncios

2 comentarios en “Tiempo de espera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s