cueva2

Hablemos fuera del cine

Por Jairo López.

En las últimas semanas he podido participar, como miembro de Digital 104, en dos mesas redondas que tienen en común el haberse celebrado fuera del cine: una bodega de vinos (la más antigua de Canarias) y un museo arqueológico (el mayor poblado prehispánico del Archipiélago). El lugar es importante y puede que sacar los debates y coloquios de cine fueras de las salas y los teatros sirva para acercarnos a nuevos espectadores, o al menos, para hablar con un estado de ánimo diferente.

El primer encuentro tuvo lugar el sábado 26 de noviembre en el marco de la VI Muestra de Cine de Lanzarote y llevó por título Otras formas de producir. Estuvo moderada por el cineasta Xurxo Chirro y contó con las intervenciones de Elsa Díaz (productora), Felipe Lage (el productor español más premiado en Cannes) y yo (como representante de alguna manera del sector canario). Aunque tratamos de hablar de los caminos y dificultades de la producción de cine español en el actual contexto post-crisis, lo más recordado será, creo, el marco y paseo previo por donde estuvimos: las Bodegas El Grifo, situadas en medio de La Geria de Lanzarote, con una actividad ininterrumpida desde el último cuarto del siglo XVIII.  El cine español, con mucha menos historia, puede decirse que se encuentra también en un ecosistema extremadamente árido y hasta hostil, no muy lejos de ese malpaís negro. Nos enseñaron una parra que lleva dando frutos más de 250 años. Mucho que aprender de esa lucha.

El segundo coloquio ocurrió el viernes 9 de diciembre en la Cueva Pintada de Gáldar, quizás el más espectacular y mejor gestionado de los yacimientos prehispánicos de Canarias. Allí nos convocó Carmen Gloria Rodríguez, su directora, que para celebrar los 10 años del actual centro apostó por contar con creadores de diferentes disciplinas artísticas para que dieran su visión de la cueva. David Pantaleón fue el cineasta encargado de realizar un particular tríptico, en el que une los hechos acaecidos en la cueva con todo su mundo irreverente e irónico pero también popular, atávico, con gran interés por la historia o lo sagrado, logrando construir un preciso relato sobre el choque de civilizaciones. El diálogo fue interdisciplinar, moderado por Carmen Gloria, y con las intervenciones de Cristo Hernández (arqueólogo y docente) y Jorge Onrubia (director de excavaciones en la Cueva), además del propio cineasta. Hablamos de cine, pero sobre todo de identidad, del concepto del pasado, de cultura, de la gestión del patrimonio, del tiempo, de posmodernidad, de ídolos y dioses, de ranchos, becerros y decisiones de montaje. Fue un coloquio largo, con espectadores no habituales en las proyecciones de cine de autor o de festivales. Si hay verdad, la emoción llega, más allá de contextos culturales. El cine, ese dispositivo/cueva donde ver las sombras deformadas o amplificadas del mundo exterior, donde construimos nuevas realidades, nos sirvió para darle una nueva lectura a esa cueva, que nació como espacio sagrado y por unas horas se convirtió en ‘templo oscuro’.

 

Anuncios

Un comentario en “Hablemos fuera del cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s