Las postales comenzaron a volar

Por Jairo López

La azarosa alquimia para que una película funcione es inmensa. Pero esta vez creíamos que con Las postales de Roberto, el proyecto que Dailo Barco nos ofreció producir, se había logrado alcanzar esa magia del cine especial, pequeño, artesano, emocionante y único. Teníamos un archivo de 87 minutos que podía llegar a ser una película que se quede dentro de muchos espectadores que nunca conoceremos. Pero para llegar a ellos sin apenas marketing, sin padrinos, sin apoyos más allá de Canarias, necesitábamos, y seguimos necesitando, del impulso fundamental que suponen los festivales de cine como foros de resistencia y altavoces del cine de autor. La alquimia de la distribución no es menor que la de la producción y puede que más caprichosa. Pero al final y cumpliendo nuestros sueños, logramos una premier en un gran festival, dentro de la sección ‘Doc.España’, de la 62 edición de la Seminci de Valladolid, el segundo festival más veterano de España tras San Sebastián.

1_Entrevista a Dailo cóctel

Nada más llegar a la ciudad veo que se trata de un evento inmenso, con 10 salas de proyección simultáneas lanzando películas desde la mañana a la noche y repartidas entre los cuatro principales teatros de la ciudad, varias salas de los Multicines Broadway (un Price mejorado) y el Laboratorio de las Artes de Valladolid. Durante los ocho días del festival tienen lugar las cuatro secciones competitivas a concurso: Oficial, Punto de Encuentro, Tiempo de historia y Doc.España, además de numerosas secciones especiales no competitivas, como Spanish Cinema, País Invitado: Islandia, Supernovas, Cine y Vino, Escuela de Barcelona, Castilla y León, Minimini, Ciclo Jean-Pierre Melville… Coches de gama alta serigrafiados con el logo del festival acercan cada día a la ciudad a nuevos invitados para presentar sus películas. Y, sobre todo, público, mucho público, que acude en masa desde primera hora de la mañana a las principales secciones y a las galas más llamativas. Dos veces intento adquirir el pase para ver una proyección en la sede principal (el Teatro Calderón) y dos veces que tengo que buscar plan B por aforo completo, recalando en otro de los preciosos teatros de la ciudad (el coqueto Zorrilla y el majestuoso Carrión, de un estilo muy similar al tinerfeño Cine Víctor). Las secciones más pequeñas, como la nuestra, se tienen que conformar con un segundo plano en medio de esta vorágine, pero con espacio propio y un buen puñado de espectadores amantes del documental y las historias personales. Además, nos tratan de lujo, con cóctel el día del estreno, asistencia personal, showroom, traslados a las salas, fiestas de noche… unos auténticos días de vino y rosas.

3_Selfie oficial

Aunque Dailo está tranquilo, yo solo quiero que llegue el momento del estreno. Un público variado de vallisoletanos van a ser los primeros espectadores de nuestra obra. Presentación de Dailo, expectación y las imágenes arrancan. A los pocos minutos comienza a producirse la mágica complicidad entre la pantalla y las butacas: la película lanza un guiño y los espectadores lo recogen, se ríen cuando teníamos pensado que lo hicieran o enmudecen en el momento que pensábamos que se quedarían desconcertados. A veces señalan la pantalla o comentan entre ellos, hasta que llegan los créditos y se encienden las luces. Muchas caras de emoción, muchas preguntas en el coloquio sobre Roberto y sobre el proceso del documental, muchas sentidas felicitaciones. A la salida, varios miembros del jurado de la Espiga Arcoiris (un premio transversal al que optaba la película) están entusiasmados con el documental y con la figura de Roberto, y quieren tener una foto con nosotros. Incluso los propios trabajadores del festival (el presentador de la sección y nuestra relaciones públicas) también nos piden conservar una imagen de recuerdo, en un precioso gesto que no vi a la salida de otras proyecciones de la sección. Será la conexión canaria.

7_Con varios miembros del jurado de la Espiga Arcoiris tras la proyección

Al día siguiente tiene lugar el segundo pase, pero ya sin presentación ni coloquio. Es el momento, como dice Dailo, de dejar andar a la criatura sola. Pero al final no nos resistimos a entrar en la sala en los últimos minutos para ver cómo reacciona la gente, y de nuevo es maravilloso: los espectadores reconocen a Dailo al encenderse la luz, se acercan para felicitarlo, alaban la calidad del documental y la dimensión única de nuestro querido Roberto. Seguimos caminando por el pasillo y uno de ellos, un señor mayor, se nos acerca porque quiere tener una foto de recuerdo, y de nuevo el photocall improvisado, dentro del cine y a la salida, junto a un enorme cartel de nuestra peli, compartiendo cartelera por unos días con Blade Runner 2049.

16_Panorámica fachada de Multicines Broadway con Dailo y cartel noche

Al final no tuvimos ningún premio del palmarés, pero sí una estupenda crítica firmada por Miguel Martín que, entre otras cosas, comparaba un momento de la película con O futebol de Sergio Oksman y alababa su capacidad evocadora. Regresamos con la sensación de haber estado en un gran festival. Pude ver películas de cuatro secciones, todas interesantes, serias, unas más potentes que otras, pero cine contemporáneo de altura. Un trabajo de organización y producción prácticamente impecable, sin retrasos, con muy pocos incidentes, pese al volumen de personas movilizadas. Por poner un pero, me sorprendió que la película que finalmente se alzara con la Espiga Arcoiris no fuera ninguno de los nueve títulos que el festival había seleccionado como finalistas para este premio transversal.

Ahora, con ganas de estar en nuevos festivales y abrir nuevas ventanas. Creemos que si la película ha logrado atraer y emocionar a un buen número de desconocidos espectadores vallisoletanos, es que funciona, y, con un poco de suerte y de alquimia, puede llegar lejos, a muchos espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s