Aprendiendo a mirar

Uno: Lo más importante para un cineasta es su mirada. Dos: A mirar se aprende, no se puede enseñar, pero se puede dar herramientas para que cada uno emprenda su propio camino de aprendizaje. Estas dos máximas y la invitación de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Vilaflor (Tenerife) convergieron el pasado mes de febrero en un taller audiovisual muy peculiar dirigido a estudiantes de Secundaria. Esta semana, al fin, el corre corre del día a día nos deja un pequeño hueco para hablar de él en este blog.

Fue un verdadero reto intentar acercar en Aprender a mirar, que así se llamó la actividad, nuestra forma de entender el cine en Digital 104 a un público tan joven. Aunque, como volveríamos a comprobar unas semanas después, con la proyección de Las otras camas en el capitalino IES Teobaldo Power, el ‘público joven’ es un público mucho más abierto a los distintos lenguajes de lo que creemos y que enseguida echan por tierra cualquier prejuicio que podamos tener sobre ellos.

El taller en sí fue breve pero intenso. Una mañana de sábado en la que proyectamos y comentamos algunas piezas cortas y dialogamos sobre lenguaje cinematográfico, pero sobre todo acerca de la creación cinematográfica, de que otro tipo de expresión cinematográfica es posible, de intentar buscar lo máximo con lo mínimo, obligándonos a viajar hacia la pureza del medio, probándonos, estirando los tiempos para intentar que la vida se cuele en lo que estamos capturando. Se puede, con esfuerzo, talento, práctica y hasta un poco de suerte, generar así piezas audiovisuales con entidad propia o, como poco, servirán de aprendizaje de todo esto intangible que nadie puede enseñarnos. En cualquiera de los dos casos, será muy divertido hacerlas.

Les pusimos el ejercicio de crear un vídeo in situ, pensándolo y ejecutándolo, identificando lo que les interesa de su entorno más inmediato, dándose cuenta de que nuestro alrededor puede ser cinematográfico y nadie lo va a contar igual que nosotros. Queríamos, por encima de cualquier otro objetivo, que ellos mismos encontraran su tema, su voz y su camino, conscientes de que algo así no se logra ni en un día ni en dos y que a lo único a lo que puede aspirarse en una actividad de este tipo es a sembrar alguna semilla. Esperemos que así sea y que sigan pensando en cine, grabando y reflexionando al verlo. Que sigan capturando su forma de ver el mundo. Porque hay voces detrás de esas cámaras de móvil, voces en bruto que solo necesitan pulirse con el trabajo y con la propia vida, viendo cine, haciendo cine y viviendo y sería una pena que nos las perdiéramos. Muchas gracias al Ayuntamiento de Vilaflor por invitarnos y muchas gracias a los chicos por su interés, por su dedicación y por permitirnos ahora compartir sus trabajos en este blog. 

Los vídeos pertenecen, en orden de reproducción, a Elena, Diego, Juan Antonio y Esteban. A continuación, hay dos más que nos animamos a hacer nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.