Antes de Antonio Banderas

La noticia saltaba el sábado. Antonio Banderas conseguía el premio al mejor actor en el Festival de Cine de Cannes y lo hacía con una película española, Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, una de las grandes favoritas a la Palma de Oro, pero que, como ya es tradición en la carrera de su director, tuvo que conformarse con un premio ‘menor’. Pero antes de Banderas hubo otros actores y actrices de nuestro país que conquistaron el festival de festivales. Hoy los recordamos:

1976: José Luis Gómez

José Luis Gómez comenzó su carrera en cine con esta película, Pascual Duarte, y el enorme espaldarazo internacional que supone ganar el premio a mejor actor en Cannes. Sin embargo, aunque después ha trabajado a las órdenes de algunos de los mejores directores de nuestro cine (Gonzalo Suárez, Manuel Gutiérrez Aragón, Jaime Chávarri, Pedro Almodóvar), su figura ha estado más ligada a las tablas, donde ha construido una intachable carrera como actor y director.

La película en cuestión era una adaptación de la novela La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela a cargo del cineasta Ricardo Franco, una brutal crítica al caciquismo que impuso su ley en la España de buena parte del siglo XX. Hoy considerada uno de los clásicos modernos de nuestro cine, en su momento tuvo mayor repercusión fuera -en España fue un fracaso comercial- y solo consiguió algo de reconocimiento en las Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos con el premio a la fotografía de Luis Cuadrado.

1977: Fernando Rey

Al año siguiente, otro actor español volvía a triunfar en el certamen francés y lo hacía con una película, Elisa, vida mía, de Carlos Saura, un cineasta al que siempre ha tenido mucho aprecio el festival -con La prima Angélica y Cría Cuervos logró el Premio Especial del Jurado-.

Fernando Rey era ya por entonces uno de los actores más importantes de nuestro país y desde luego el más internacional. En su trayectoria ya habían aparecido sus trabajos con Luis Buñuel (Viridiana, Tristana, El discreto encanto de la burguesía y, ese mismo año, Ese oscuro objeto de deseo) y otros éxitos planetarios como The French Connection (William Friedkin, 1971). Durante su carrera trabajaría además a las órdenes de cineastas como Orson Welles, Robert Altman, Stephen Frears o Vincente Minelli.

1984: Francisco Rabal y Alfredo Landa

Uno de los momentos históricos de nuestro cine en el Festival de Cannes se vivió en 1984 con Los santos inocentes, de Mario Camus. Una adaptación literaria -en este caso, de la novela de Miguel Delibes- y de nuevo la miseria de la España rural del siglo XX como escenario, pasó a la historia por el premio ex aequo a sus dos protagonistas masculinos: Alfredo Landa y Francisco Rabal -la película recibió también una mención especial del jurado-.

Alfredo Landa ya había dejado atrás su sambenito de actor de comedias a la española gracias a películas como El puente (Juan Antonio Bardem, 1976) o sus trabajos con José Luis Garci. Este fue su primer gran reconocimiento en una carrera que siguió alternando comedia y drama y en la que llegarían otros grandes títulos de nuestro cine como El bosque animado (José Luis Cuerda) o Los paraísos perdidos (Basilio Martín Patino).

Francisco Rabal era el otro gran actor español del momento. Al igual que Fernando Rey, también había trabajado con Buñuel -protagonizó Nazarín y aparecía en Viridiana y en Belle de jour– y tuvo una interesante carrera europea a las órdenes de cineastas como Antonioni, Chabrol o Visconti. Durante los 80 consolidaría su prestigio en el cine español con títulos como Truhanes, El disputado voto del señor Cayo o la serie Juncal para TVE. Su personaje en Los santos inocentes se convirtió en icono de su carrera. Milana bonita…

2006: Todo un reparto femenino

Almodóvar siempre ha sido muy querido por Francia en general y por Cannes en particular. Ya en 1999, con Todo sobre mi madre, era favorito para llevarse la Palma de Oro y tuvo que conformarse con el premio al mejor director. Y en 2006, con Volver, repitió en todas las quinielas y también en tener que conformarse con otros premios. En aquel año, se le reconoció como guionista y además, el premio a la mejor interpretación femenina recayó en el reparto completo de la película.

Encabezado por una estupenda Penélope Cruz, -que conseguiría por este trabajo, entre muchos otros premios, el Goya y su primera nominación al Óscar-, y con la presencia rutilante de Carmen Maura -Goya a secundaria- en su publicitadísimo regreso al universo Almodóvar, brillaban también Lola Dueñas y Blanca Portillo y se beneficiaban de la ola la jovencísima Yohana Cobo y la siempre entrañable Chus Lampreave.

2010: Javier Bardem

El último actor español en conseguir premio en Cannes había sido hace 9 años Javier Bardem. Y lo había logrado con Biutiful, una película del mexicano Alejandro González Iñárritu rodada en Barcelona.

Tras una meteórica carrera en el cine español durante la década de los 90, Javier Bardem dio el salto internacional con Antes que anochezca (2000), consiguiendo su primera Copa Volpi en Venecia y su primera nominación en los Óscar, con el éxito de Mar adentro (2006), que le valió de nuevo premio en Venecia y su primer galardón en los Premios del Cine Europeo, y con su interpretación en 2008 en No es país para viejos, a las órdenes de los hermanos Coen, trabajo con el que consiguió el Óscar al mejor actor de reparto. Con su trabajo en Biutiful logró una nueva nominación al Óscar y su quinto Goya -cuarto como protagonista- tras los logrados por Días contados, Boca a boca, Los lunes al sol y Mar adentro.

2019: Antonio Banderas

Pocos hubieran apostado hasta hace dos meses -cuando se estrenó Dolor y gloria– que Banderas pudiera aspirar a premio en Cannes. Su carrera le ha deparado popularidad internacional, centrada en la industria estadounidense desde los 90 –Philadelphia, Entrevista con el vampiro, Evita, Desperado, La máscara del zorro-, pero para encontrar sus trabajos de mayor prestigio actoral hay que repasar su filmografía junto a, precisamente, Pedro Almodóvar: Matador, La ley del deseo, Átame o, más recientemente, La piel que habito.

Pero ahora la carrera de Antonio Banderas parece que puede vivir una segunda juventud tras este premio y la reciente nominación en los Emmy por la miniserie Genius: Picasso. De momento, con su trabajo en la última película del director manchego podría conseguir por primera vez en su carrera el Goya -ha estado nominado como protagonista por La piel que habito, Two Much y ¡Átame! y como secundario por Matador-. Aunque para eso aún habrá que esperar un poco…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.