A la sombra de la historia (del cine)

Estamos en la ‘semana de la mujer’, con el 8 de marzo , Día Internacional de la Mujer, como centro sobre el que gravitan por todo el mundo manifestaciones, actividades reivindicativas de toda índole y también especiales en los medios de comunicación. Nosotros nos queremos sumar a ellos con una entrada especial de este blog en el que reunimos los nombres de algunas pioneras de la historia del cine cuya labor (silenciada) ha sido descubierta o reivindicada en los últimos tiempos. No son todas las que son, pero todas fueron pioneras y todas vivieron de alguna u otra forma en la sombra, expulsadas de la historia del cine oficial.

Alice Guy (1873-1968)

Es la gran pionera del cine mundial. Parece que fue ella la primera persona en dirigir ficciónEl hada de las coles (1896)-, aunque su papel precursor se ignoró durante décadas a mayor gloria de nombres como el de Georges Méliès.

Fue directora de la división de producción cinematográfica de la compañía Gaumont, cargo que se vio obligada a compaginar con el de secretaria durante una década. En 1907, se marcha a EEUU, donde siguió con su carrera, llegando a realizar más de mil películas. Antes, se puso al frente en Francia de la mayor superproducción de la época La vida de Cristo (1906), o rodó en España –La malagueña y el torero (1905)-.

Volvió a Europa tras divorciarse en 1922 y desapareció de la industria. Los libros la recordaron como mera secretaria de la compañía y muchos adjudicaron la autoría de sus películas a los directores de fotografía que habían trabajado con ella. En los últimos años ha comenzado a reivindicarse su labor pionera.

Lois Weber (1879-1939)

Si Alice Guy fue la pionera de las pioneras, para ver a la primera directora de largometraje habrá que esperar a 1914 cuando la estadounidense Lois Weber, también productora y actriz, realiza El mercader de Venecia, adaptación de la célebre obra de William Shakespeare.

Fue una cineasta importante, que en 1917 creó su propia productora, Lois Weber Production, y que contó con grandes éxitos comerciales como The Blot (1921). Su suerte empezó a cambiar en los años siguientes y acabó a finales de la década como supervisora de guiones de la Universal. Murió arruinada, aunque ella sí cuenta con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

June Mathis (1887-1927)

Guionista y primera ejecutiva de cine en Hollywood. A ella se debe el descubrimiento de una de las estrellas más importantes del cine mudo, Rodolfo Valentino, con el que comenzó a trabajar en Los cuatro jinetes del apocalipsis (1921) y de otros nombres destacados de la industria como el cineasta Mervyn LeRoy.

En su filmografía sobresale Avaricia (1924), de Erich von Stroheim, película considerada como una de las cimas cinematográficas de la época, para la que coescribió el guion. Fue también directora de producción de la primera adaptación de Ben-Hur, aunque su trabajo fue eliminado de la película que se estrenó.

Lotte Reiniger (1899-1981)

La alemana Lotte Reiniger está considerada hoy como la pionera en el cine de animación por ser la directora de Las aventuras del príncipe Achmed (1926), el primer largometraje animado de la historia.

Su personal técnica de animación con siluetas a partir de recortes de cartón pudo verse primero en películas de Paul Wegener -rótulos para La boda del gigante Ruebezahl (1916) o El flautista de Hamelín (1918)-. Es en 1919 cuando dirige su primera película: El ornamento del corazón enamorado.

Trabajó en esa técnica durante toda su vida tanto en cortometrajes, largometrajes, publicidad o efectos especiales para otras películas. Primero en Alemania y a partir de la llegada del nazismo en otros países europeos hasta lograr instalarse definitivamente en Gran Bretaña.

Rosario Pi (1899-1968)

No fue la primera, honor que al parecer se disputan la barcelonesa Elena Jordi y la valenciana Helena Cortesina, pero quizás sí que fue la primera cineasta profesional en España. Rosario Pi funda, junto a dos socios, la productora Star Films, produciendo películas a cineastas como Benito Perojo o Edgar Neville.

Debuta en 1936 como directora con El gato montés, de la que también firma el guion. Pese a su temática folclórica -adapta una conocida zarzuela-, la película destacó por introducir algunos elementos estéticos próximos a las vanguardias -especialmente el surrealismo- y por dar una mayor fuerza a los personajes femeninos.

Después, dirigirá Molinos de viento (1937), que nunca llegará a estrenarse por el desafecto en ambos bandos de la Guerra Civil por su cine.

Se exilió en París y a su vuelta a España no pudo retomar su carrera cinematográfica. Está considerada como la primera directora española del cine sonoro.

Elena Jordi (1882-1945) y Helena Cortesina (1904-1984)

Elena Jordi y Helena Cortesina se reparten el honor de ser la primera directora de cine en España -dependiendo de la investigación que se consulte-. La primera estrenó en 1918 Thais, un filme del que también fue productora y actriz y del que no se conserva copia -sólo existen referencias en la prensa de la época-. Jordi era una actriz y empresaria de vodevil que desarrolló su carrera en el Paralelo barcelonés. Murió alejada del mundo artístico en 1945.

También procedía del mundo del teatro la valenciana Helena Cortesina, que codirigió en 1923 el largometraje Flor de España o La leyenda de un torero, junto a José María Granada. No volvió a dirigir aunque siguió ejerciendo de actriz de teatro y como secundaria de cine tanto en Argentina, donde se exilia cuando estalla la Guerra Civil, como en España, donde regresa en los años 50.

Nieves Lugo (1908-1958)

La primera cineasta canaria se llamaba Nieves Lugo y Benítez de Lugo de Martín y procedía de La Orotava (Tenerife).

A los 25 años rodó imágenes del Corpus de su pueblo natal en las que coincidió con operadores de la Fox que rodaban un noticiario dedicado a Tenerife -aparecen en las películas de Lugo-. Pero fue a principios de los 50 cuando emprendió su primer proyecto de ficción: La sortija encantada. La película, muda y de 17 minutos de duración, adaptaba una nueva versión del cuento de Cenicienta.

Filmoteca Canaria ha digitalizado en los últimos años muchas de sus películas y ha organizado proyecciones para difundir su obra.

Un comentario en “A la sombra de la historia (del cine)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .