10 películas para despedir a Max von Sydow

Decía que era actor gracias al teatro, pero el sueco Max von Sydow (1929-2020) era cine, historia del cine. Murió la semana pasada a punto de cumplir los 91 años y esta semana, para cambiar de tema por un rato, hemos querido despedirlo con algo más de calma, recordando 10 de sus películas más emblemáticas. No están todas las que deberían, ni muchísimo menos. De hecho, sólo contando con sus trabajos a las órdenes de Ingmar Bergman -rodaron juntos en 11 ocasiones- podríamos cubrir la lista.

El séptimo sello (1957)

Fue la primera gran película que firmó con Bergman y el inicio de lo que muchos historiadores consideran una primera gran trilogía en el cine del director sueco -y que completarían Fresas salvajes y El manantial de la doncella-.

Max von Sydow interpreta a un cruzado que en medio de una Edad Media asolada por la peste negra juega una icónica partida de ajedrez con la Muerte. Quizás es la imagen más reproducida en estos días de luto por el legendario actor.

La película empezó a dar a conocer al actor en el continente gracias a un prestigio cimentado en galardones como el Premio Especial del Jurado en Cannes. En España, Von Sydow se llevó por este trabajo el Fotogramas de Plata al mejor intérprete de cine extranjero.

Como en un espejo (1961)

En muchas de estas películas, Von Sydow compartió protagonismo con otros actores y actrices de la familia Bergman. Es el caso de Como en un espejo (1961), inicio de la conocida como ‘trilogía del silencio de Dios’, películas en las que sus personajes buscan a Dios y no hallan respuestas.

Aquí interpreta a Martin, médico de un sanatorio en el que ha estado ingresada su mujer Karin, esquizofrénica. Junto al padre de ella, David y su hermano pequeño, Minus, pasan un verano en el que los conflictos familiares adquieren pronto componentes metafísicos y la búsqueda del padre se convierte pronto en búsqueda de Dios.

Uno de los trabajos en los que Von Sydow comenzó a destacar en Hollywood, gracias a que la película consiguió el Óscar a película extranjera y Bergman estuvo nominado en la categoría de guion -con la carrera previa por galardones de todo EEUU que ya entonces esto suponía-. Además compitió, entre otros, en el Festival de Berlín.

La historia más grande jamas contada (1965)

Qué mejor forma de entrar en el cine de Hollywood, que en una superproducción e interpretando a Jesús. La historia más grande jamas contada, dirigida por George Stevens, es uno de los más populares filmes sobre la vida de Cristo, de esos que se repiten año tras año durante la Semana Santa.

En el amplio reparto de la película, Von Sydow compartía protagonismo con estrellas del momento como Charlton Heston (Juan Bautista), Sydney Poitier (Simón de Cirene), Donald Pleasance (Satanás), Martin Landau (Caifás) o Telly Savalas (Poncio Pilato).

La historia más grande jamas contada estuvo nominada en los Óscar en cinco categorías: fotografía, música, dirección artística, vestuario y efectos visuales.

La vergüenza (1968)

De las muchas otras películas de Bergman que protagonizó nos quedamos con La vergüenza (1968), una bellísima y tristísima historia sobre las consecuencias de la guerra.

Max von Sydow y la gran Liv Ullmann interpretan a un matrimonio de músicos que se instala en una recóndita granja huyendo de la guerra civil que azota su país. Pero la guerra los alcanza y los transformará para siempre.

Ganadora de la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor película extranjera y nominada al Globo de Oro en la misma categoría.

El exorcista (1973)

Otro personaje secundario y muy diferente a todo lo que había hecho hasta el momento acabó convirtiéndose, gracias al inusitado éxito de crítica y público de la película, en uno de los más recordados de su carrera.

En El exorcista, Max von Sydow interpretó al Padre Lankester Merrin, un veterano sacerdote experto en exorcismos que ayudará al Padre Karras frente a Regan, una niña poseída por el demonio.

Su trabajo no fue de los que alcanzaron mayor reconocimiento -la película tuvo 10 nominaciones al Óscar y dos premios, ninguno para Von Sydow-, aunque estuvo nominado al Globo de Oro en la categoría de actor secundario. Le reportó, eso sí, una inmensa popularidad -suya era la silueta del inolvidable cartel de la película-.

Los tres días del condor (1975)

Asiduo ya de muchas películas de Hollywood, Max von Sydow le tocó pasar por la fiebre de los thriller setenteros. Uno de sus mejores trabajos en este campo fue en esta película de Sydney Pollack.

El actor sueco da vida a un asesino, al villano de la función. Persigue al protagonista, interpretado por Robert Redford, por toda la ciudad haciendo gala de frialdad, rostro impenetrable y educados modos. Todo muy europeo.

Por esta interpretación, Von Sydow conquistó el premio a mejor actor en el Cartagena Film Festival y el de mejor actor secundario en los Kansas City Film Critics Circle Awards.

Hannah y sus hermanas (1986)

Con su pasado bergmaniano, no tardó en llegar al cine de uno de sus mayores seguidores en Hollywood: Woody Allen. Y lo hizo formando parte del reparto de una de las mejores películas de la extensa filmografía del cineasta neoyorquino, junto a estrellas como Mia Farrow, Michael Caine, Dianne Wiest, Barbara Hershey o Carrie Fisher.

El actor sueco interpretó a Frederick, marido de Lee (Barbara Hershey), hermana mayor de Hannah (Mia Farrow), un tanto misántropa. Lee abandona a Frederick cuando se enamora de Elliot (Michael Caine), marido de Hannah. Y este sólo es uno de los líos familiares que van dando forma a esta brillante comedia sobre las relaciones humanas, una de las más altas cotas del mejor Woody Allen.

Aunque el reconocimiento fue para otros, la película obtuvo tres Óscar, dos BAFTA o el Globo de Oro a la mejor comedia o musical.

Pelle el conquistador (1989)

No fue hasta 1989 que Max von Sydow consiguió su primera nominación a los Óscar y tuvo que ser en su regreso a Europa, en Pelle el conquistador, una coproducción entre Suecia y Dinamarca, que adaptaba la novela homónima de Martin Andersen Nexø y dirigió Billie August.

Lasse es un emigrante sueco que, a finales del siglo XIX, de camino a EEUU, llega junto a su hijo Pelle a la isla danesa de Bornholm. Su objetivo es ahorrar dinero para el gran viaje y para ello comienza a trabajar en una granja. Pero allí sólo consiguen ser explotados.

Además de la nominación a mejor actor protagonista, la película obtuvo el Óscar y el Globo de Oro a mejor película extranjera. Y en Cannes ganó la Palma de Oro y el propio actor obtuvo una mención a su “contribución excepcional”.

Intacto (2001)

En el conjunto de su carrera posiblemente no pase de la anécdota, pero en el corazón de los canarios siempre habrá un huequito para su trabajo en Intacto, ópera prima en el largometraje del tinerfeño Juan Carlos Fresnadillo. No fue, sin embargo, la primera vez que el actor sueco trabajó en el cine español. Antes, además de coproducciones como Conan el bárbaro o Quo Vadis, intervino en Jugando con la muerte (José Antonio de la Loma, 1982). Es además un buen ejemplo de los roles secundarios de peso que interpretó en películas comerciales en las últimas décadas de vida -véase Shutter Island de Martin Scorsese, Minority Report, de Steven Spielberg o Robin Hood, de Ridley Scott-.

Samuel ‘El judío’ es un superviviente del Holocausto y el dueño del casino -qué canario no recuerda su emplzamiento en pleno Valle de Ucanca- en el que trabajaba Federico (Eusebio Poncela), especialista en descubrir a personas tocadas con el don de la suerte, y del que acaba de ser despedido.

La película conquistó dos Goya -y seis nominaciones más- a mejor dirección novel y mejor actor revelación para Leonardo Sbaraglia, en el que fue el inicio del romance del argentino con el cine español. Además, ganó muchos otros premios como los recibidos en Fantasporto a mejor película y mejor guion.

Tan fuerte, tan cerca (2011)

Uno de sus últimos trabajos de importancia -con permiso de Star Wars: El despertar de la fuerza y de Juego de tronos-, aunque sólo sea porque supuso su segunda nominación al Óscar -esta vez como actor secundario-. Von Sydow completaba un reparto lleno de estrellas como Tom Hanks, Sandra Bullock, Viola Davis o John Goodman.

En Tan fuerte, tan cerca, de Stephen Daldry, Oskar es un niño precoz que ve como su padre muere en los atentados del 11S. Un año después, encuentra una llave y empezará entonces una búsqueda desesperada de la cerradura que abre. Von Sydow interpreta a un misterioso inquilino silente que se ha instalado en la casa de la abuela de Oskar.

Vapuleada por la crítica, sobre todo en Europa, en EEUU tuvo mejor recepción, lo que explica su momento de gloria en los Óscar con las dos nominaciones: además, de la de Von Sydow, optó al máximo galardón, al de mejor película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .