La familia Fassbinder

El fallecimiento de la actriz alemana Irm Herrmann ha hecho que vuelva a los medios de comunicación el nombre de un cineasta que quiso convertirse en leyenda a toda costa y lo consiguió. Rainer Werner Fassbinder (1945-1982) murió a los 37 años después de 13 compulsivos años de carrera y más de 40 largometrajes -entre cine y televisión-, además de más de 30 montajes teatrales. Su figura, referente del llamado Nuevo cine alemán, sigue despertando fascinación, pero el secreto de cómo su incansable creatividad fructificó en una obra plena de consistencia, en un irrepetible universo propio construido a partir de multitud de referencias, hay que buscarlo también en la familia que creó alrededor suyo, en las actrices y los actores, pero también en profesionales de otros oficios cinematográficos que le dieron siempre lo mejor de sí mismos y a los que él siempre les fue fiel. Hoy, mientras el mundo del cine despide a Irm Herrmann, queremos recordarla junto a otros miembros destacados de aquella familia Fassbinder.

Hannah Schygulla (1943-)

Si ha de haber una musa en el cine de Fassbinder tendría que ser Hannah Schygulla. Se conocieron en la Escuela de Teatro de Munich, donde el autodidacta Fassbinder había creado su grupo de teatro alternativo, inspirado en algunos presupuestos de la nouvelle vague. Debutaron juntos en el cine con El amor es más frío que la muerte (1969) y después vendrían 22 películas más. Schygulla protagonizó algunos de los títulos más reconocidos de la carrera de Fassbinder, convirtiéndose en una de las actrices clave del cine europeo: Las amargas lágrimas de Petra von Kantt (1972), Effie Briest (1974), El matrimonio de Maria Braun (1979) -mejor actriz en la Berlinale-, Lili Marleen (1980) o la ambiciosa serie Berlin AlexanderPlatz (1981).

Su carrera lejos de Fassbinder también merece atención con trabajos a las órdenes de Wim Wenders (Falso movimiento), Margarethe von Trotta (Locura de mujer), Fatih Akin (Al otro lado), Volker Schlöndorff (Círculo de engaños), Jean-Luc Godard (Pasión), Ettore Scola (La noche de Varennes), Carlos Saura (Antonieta) o Marco Ferreri (Historia de Piera).

Irm Hermann (1942-2020)

El cineasta alemán la descubrió en un casting -era secretaria- y se convirtió en una de las fundadoras del grupo Action-Theater. Habitual secundaria del cine de Fassbinder, Irm Hermann destacó especialmente en El mercader de las cuatro estaciones -premio del cine alemán a la mejor actriz protagonista- y en Las amargas lágrimas de Petra von Kantt (1972) -nominada como secundaria-.

Trabajó también con Werner Herzog (Woyzeck, 1979), Percy Adlon (Los cinco últimos días, 1979) -por la que repitió nominación en los premios del cine alemán- o más recientemente con Rudolf Thome (Paradiso: Siete días con siete mujeres, 2000) -trabajo por el que todo el reparto obtuvo reconocimiento en la Berlinale- o Max Färberböck (Anónima – Una mujer en Berlín, 2008). Sus últimas décadas de trabajo se centraron especialmente en películas y series para televisión que hicieron mantener su popularidad en Alemania.

Margit Carstensen (1940-)

Margit Carstensen fue otra de las grandes actrices de la familia Fassbinder. Formada en la Escuela de Teatro de Hamburgo y en grupos teatrales alternativos de Bremen, desde que conoce a Fassbinder comienza a trabajar con él. Su primer filme juntos es El viaje a Niklashausen (1970) y su última colaboración, la película para televisión La tercera generación (1979). En medio, Carstensen pasó a la historia como protagonista de títulos como Las amargas lágrimas de Petra von Kantt (1972) -premio del cine alemán a mejor actriz protagonista- y Martha (1974) o Miedo al miedo (1975) -trabajos por los que fue candidata al mismo galardón-.

Brigitte Mira (1910-2005)

Lo de Brigitte Mira fue algo distinto. Sus trabajos con Fassbinder le llegaron en plena madurez, después de haber destacado en el teatro en los años 40 y 50 e introducirse en producciones televisivas durante los 60. De sus trabajos con el cineasta alemán sobresale por méritos propios su protagonista en Todos nos llamamos Alí (1974), uno de los filmes más populares de su director y un trabajo por el que Mira ganó el premio del cine alemán. Al año siguiente, con otro papel protagonista a las órdenes de Fassbinder en Viaje a la felicidad de Mamá Kusters, repetiría nominación. Durante los años 80 y 90, Brigitte Mira retornó a la televisión, desarrollando una sólida y amplia carrera en el medio.

Ingrid Caven (1938-)

Fassbinder la descubrió en el teatro de variedades y comenzó a darle papeles en sus películas. Destacan sus trabajos en Viaje a la felicidad de mamá Kusters (1975), El asado de Satán (1976) o En un año de 13 lunas (1978). La estrecha relación que mantuvo siempre con el director les llevó a casarse, en un matrimonio que duró dos años. No fue la única mujer del director.

Lejos de él continuaría su doble carrera como actriz y como cantante. Por su trabajo en El mercader de las cuatro estaciones estuvo nominada a mejor actriz secundaria en los premios del cine alemán -ese año, además, también estuvo nominada en la misma categoría por su trabajo en Ludwig, réquiem por un rey virgen, de Hans-Jürgen Syberberg-. Conseguiría el galardón a protagonista en 1981 por Looping de Walter Bockmayer y Rolf Bührmann. Recientemente hemos podido verla formando parte del reparto de Suspiria, de Lucas Guadagnino.

Ulli Lommel (1944-)

Ulli Lommel fue el protagonista del debut de Fassbinder, El amor es más frío que la muerte (1969) y protagonizó además dos de sus películas con vocación más internacional: Whitey (1970), rodado en Almería y Ruleta china (1976), junto a Anna Karina.

El propio Fassbinder le produjo su segunda película como director: La ternura de los lobos (1973), para la que contó con parte del equipo del cineasta alemán. Este filme suscitó el interés de Andy Warhol con el que acabaría colaborando en varias películas, ya trasladada su residencia a EEUU. Con el tiempo, acabaría dirigiendo películas de terror de bajo presupuesto, muchas de ellas destinadas al mercado doméstico.

Volker Spengler (1939-2020)

Aunque participó en otras películas de su director, Spengler será recordado siempre por protagonizar Un año con trece lunas (1978), una de las películas más reconocidas de Fassbinder, en la que da vida a Elvira, una mujer transexual al que el amor le ha hecho abandonar su vida de esposo y padre. Destacó también en El asado de satán (1976), interpretando a uno de los hermanos Kranz junto a Kurt Raab y Helen Vita.

Su última colaboración con Fassbinder fue en La ansiedad de Veronica Voss (1982). De su filmografía posterior destaca la exitosa El ogro (Volker Schlöndorff, 1996), en la que interpretó al comandante nazi Hermann Göring. Murió el pasado mes de febrero aunque la noticia apenas trascendió.

Kurt Raab (1941-1988)

Colaborador habitual del Action Theater y del cine de Fassbinder no solo como actor, sino como diseñador, ayudante de producción, productor y guionista, participó en 31 trabajos del alemán. Su papel más recordado es el rol protagonista en ¿Por qué le dio un ataque de locura al señor R.? (1970), por el que estuvo nominado en los premios del cine alemán.

En 1971, ganó el premio al mejor diseño de producción por otra colaboración con Fassbinder: Whity. Como guionista coescribió el guion de Viaje a la felicidad de mamá Kusters (1975) y algunas películas para otros como La ternura de los lobos (Ulli Lommel, 1973).

Gottfried John (1942-2014)

Secundario habitual en el cine de Fassbinder desde la miniserie Ocho horas no hacen un día (1972), su peculiar físico dejó siempre huella en sus personajes y recuerdo en el espectador. Viaje a la felicidad de mamá Kusters (1975), Bolwieser (1977), Un año con trece lunas (1978), El matrimonio de María Braun (1979), Berlin AlexanderPlatz (1980) o Lili Marleen (1981) fueron algunos de sus trabajos a las órdenes del cineasta alemán.

Fassbinder fue parte importante de su carrera, pero antes, durante y después John frecuentó todo tipo de personajes y películas en el cine europeo. Así, ya en los 90, alcanzaría cierta popularidad gracias al villano de 007 en Goldeneye (Martin Campbell, 1995), al comandante nazi en El ogro (Volker Schlöndorff, 1996) o al mismísimo Julio César en Asterix y Obelix contra el César (Claude Zidi, 1999).

El Hedi ben Salem (1935-1977)

El marroquí El Hedi ben Salem pasó a la historia del cine como protagonista de Todos nos llamamos Alí (1974). Había llegado a la actuación de casualidad, al convertirse en pareja sentimental del director. Hasta llegarle su gran oportunidad, hizo pequeños papeles en otros títulos del director como El mercader de las cuatro estaciones (1971), la miniserie Ocho horas no hacen un día (1973) o la producción televisiva El mundo en el alambre (1973). Tras romper su tumultuosa relación, El Hedi ben Salem desapareció del mundo del cine.

No sólo actores

Peer Raben (1940-2007)

Detrás de las cámaras vivió también todo un equipo artístico al que Fassbinder fue siempre fiel. Es el caso del compositor Peer Raben. Se conocen en los grupos de teatro universitarios y enseguida comienzan a trabajar juntos -fue productor de las dos primeras películas del director-. Compuso la música -y canciones- en la práctica totalidad de las películas de Fassbinder, desde la primera –El amor es más frío que la muerte (1969)- a la última –Querelle (1982)-.

Dirigió dos películas para televisión, Die Ahnfrau – Oratorium nach Franz Grillparzer (1971) y Adele Spitzeder (1972); y en cine, la comedia Heute spielen wir den Boß (1981).

Michael Ballhaus (1935-2017)

Michael Ballhaus fue director de fotografía habitual del cine de Fassbinder a partir de Whity (1971) y en filmes tan conocidos como Atención a esa prostituta tan querida (1971), Las amargas lágrimas de Petra von Kant (1972), Martha (1974), La ley del más fuerte (1975), La ruleta china (1976) o Lili Marleen (1981).

Después, se labraría una carrera de prestigio en EEUU. A las órdenes de Scorsese rodó desde ¡Jo, qué noche! (1985) hasta Infiltrados (2006), siendo candidato al Óscar por su trabajo en Gangsters of New York (2002). Además, firmó trabajos destacados como Al filo de la noticia (James L. Brooks, 1987), Armas de mujer (Mike Nichols, 1988), Los fabulosos Baker Boys (Steve Kloves, 1989) -nominado al Óscar-, Drácula, de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992) o Quiz Show (Robert Redford, 1994).

Juliane Lorenz (1957-)

Otra gran colaboradora de Fassbinder, especialmente en los últimos años de su carrera, fue la editora Juliane Lorenz, con la que también estuvo casado desde 1978 y hasta su muerte. Actualmente es la cabeza visible de The Rainer Werner Fassbinder Foundation, institución encargada de gestionar el patrimonio cinematográfico que dejó el cineasta alemán a sus padres.

Lorenz y Fassbinder comienzan a trabajar juntos en 1977 con la TV movie Bolwieser y de su colaboración saldrían grandes títulos tardíos de la filmografía del cineasta alemán, ya convertido en estrella internacional, como Un año con trece lunas (1978), El matrimonio de María Braun (1979), la serie Berlín Alexanderplatz (1980), Lili Marleen (1981), Lola (1981) o La ansiedad de Veronika Voss (1982).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .